viernes, 23 de mayo de 2008

Publica Soltero novela
Por: Ócar Cid de León

Gonzalo Soltero (1973) escribe con rabia cuando se trata de contextualizar, en una novela, una urbe como la de México, cuyo ritmo de vida imprime en sus habitantes cierta dosis de inestabilidad y esquizofrenia que se traduce en violencia sintomática.

En Sus ojos son fuego, que mereció en 2003 el Premio Nacional de Novela Jorge Ibargüengoitia, y que ahora reedita el Fondo de Cultura Económica, el autor no sólo hace referencia a dicha condición, sino que supone una explicación científica a través de su personaje Adrián Ustoria, etólogo que relaciona la agresividad urbana con el comportamiento de un grupo de primates en cautiverio.

Soltero recuerda en entrevista que las especies, mientras más aumentan en población, superando los espacios de convivencia, cambian sus dinámicas y la agresión se presenta.

Ha habido incluso estudios que han constatado que las ratas, por ejemplo, son capaces de llegar al canibalismo si se experimenta su reproducción masiva en espacios limitados, refiere quien presentó su novela el ayer en el Centro Cultural Bella Época, en compañía de los autores Sergio González Rodríguez, Daniela Tarazona y Geney Beltrán Félix.

Lo que empieza a ver Adrián es algo semejante, que en la Ciudad ya somos muchos y, con las agravantes de la contaminación y la inseguridad, empieza a haber una dinámica diferente, sostiene el narrador.

Esto tiene que ver con el título (Sus ojos son fuego), pues la agresividad ya salta en las miradas de los habitantes, y en lugar de evadir y seguir nuestro camino, empezamos a buscar la confrontación.

La Ciudad de México se convierte en una suerte de laboratorio donde podría propiciarse un apocalipsis, reconoce el también autor del libro de cuentos Crónicas de neón y asfalto.

Sus ojos son fuego no es ciencia ficción, precisa, sino una historia que, aunque de facto es improbable, sí incita a la referencia de un futuro inmediato. Concebir al DF bajo este contexto podría resultar contradictorio para Soltero, pues aunque opina que es una urbe en donde actualmente es cada vez menos aceptable vivir, le resulta entrañable.

Esta Ciudad es seductora, proyecta una adrenalina que genera adicción. Es el lugar del mundo que más me gusta, pero a la vez tiene cosas terribles. Por ejemplo, el tráfico, donde, después de pasarte horas manejando, lo único que quieres es bajarte y lanzarte a las ruedas del coche que viene detrás.

Soltero reconoce que la violencia no es sólo tema en Sus ojos son fuego, sino un estilo literario, pues sus páginas se sirven de un lenguaje, en cierta forma, agresivo, correspondiendo al contexto de la Ciudad.

Ernest Hemingway decía que la prosa no es decoración de interiores sino arquitectura y, en este sentido, creo que para formular una novela de este tipo este lenguaje era fundamental.

Conózcalo
Nombre: Gonzalo Soltero
Lugar y año de nacimiento: Ciudad de México, 1973

Trayectoria: Colaborador de diversos medios periodísticos, entre ellos REFORMA, es autor de los libros de cuentos Crónicas de neón y asfalto (1996) y Tocha (2000), este último para el público infantil.

Con la novela Sus ojos son fuego, ganadora del Premio Nacional de Novela Jorge Ibargüengoitia, inicia una trilogía que tiene como punto de partida la violencia, y que también incluye los títulos Invasión, publicado recientemente por el Fondo Editorial Tierra Adentro, y Negra Simiente de la Escritura, que aún se encuentra en el tintero.

Fuente: Reforma / México / Versión para imprimir