sábado, 24 de mayo de 2008

Sus ojos son fuego, de Gonzalo Soltero
Por: Arleth Robledo

El Fondo de Cultura Económica reedita la obra de Gonzalo Soltero Sus ojos son fuego, con la que obtuvo su Premio Nacional de Novela 2003.

Arleth Robledo (AR), reportera: La Ciudad de México con su caos y su insondable belleza, es el acertijo al que Gonzalo Soltero da una explicación ficticia en su primera novel Sus son fuego; Adriano Historias, un científico que suministra a dos primates altas dosis de asombro, en respuesta los chimpancés se matan uno al otro.

Insert de Gonzalo Soltero, escritor: Adriano es un personaje gris, y las ciudades tienden a ser entornos muy grises, pero lo que se distingue empieza a ser como el rojo en las pupilas de la gente, ¿no?, esta es como la lumbre, la llama del fuego.

AR: En sus ojos son fuego se descifra la causa de la intolerancia y la violencia entre los habitantes de esta gran urbe de una forma tan inverosímil como posible.

Insert de Gonzalo Soltero: Por querer volvernos más comodinos lo único que hacemos es volvernos cada vez... pues más difícil la existencia. Y creo que de esta paradoja tiene mucho que ver la novela, por darnos una mínima comodidad de estar en un coche que tal vez tenga aire acondicionado o música, ahora tenemos que recorrer al día tres o cuatro horas adentro de ese coche. Este tipo de casi hacinamiento, de tránsito continúo entre tanta gente nos hace cada vez más violento, es una especie de prisión que nosotros mismos nos hemos construido.

AR: Este título que ganó el sexto premio nacional de Novela Jorge Ibargüengoitia, reeditado por el Fondo de Cultura Económica, es el primer volumen de La trilogía del silencio.

Insert de Gonzalo Soltero: Que tiene que ver mucho con ciertas historias que se cuentan más a partir de lo que se calla, que de lo que se narra.

AR: Historias que aparecen en la red para alertarnos de los peligros de la ciudad: robos, secuestros, extorsiones, que en la mayoría de las ocasiones son falsas, pero no así su efecto intimidatorio.

Insert de Gonzalo Soltero: El que la inseguridad esté ahí o no en las calles, de lo que no nos salvamos es del miedo; creo que el miedo puede ser otra manera de contaminación, tenemos mucho miedo y eso nos hace a la ciudad más difícil, nos hace más desconfiados, nos hace menos tolerantes.

Fuente: Canal 22 / México / Versión para imprimir