martes, 12 de agosto de 2008

Unido a las letras
Por: Luis Miguel Paredes

El tráfico y la timidez despertaron a Gonzalo Soltero la motivación por la literatura, ya que esta expresión fue el escaparate ideal a mundos más divertidos. Este escritor, de 38 años,  prefiere utilizar su apellido materno –el que lleva por parte de su padre es Enríquez- porque a la gente se le quedaba grabado.

No le gusta hablar de influencias literarias, prefiere mencionar sus aspiraciones: Mario Vargas Lllosa, George Orwell y Ernesto Sabato.

Soltero piensa que Internet permite un acercamiento más inmediato con lectores y escritores: “Hace 10 años ponerte en contacto con un escritor era poco común, no estaba muy claro por donde había que empezar ni para qué. Ahora es muy fácil googlear su nombre y escribirle un correo electrónico”.

Afirma que el principal cambio que han tenido los que se dedican  a las letras al hacer su labor en el ciberespacio es la posibilidad de tener foros directos  para publicar y recibir comentarios, porras y agresiones.

EXPRESIONES EN LA RED

Soltero estudia el doctorado en Estudios de Política Cultural en la Universidad de Warwick (Inglaterra): el tema que desarrolla es sobre narrativas digitales.

El futuro de la literatura con las historias que se pueden contar a través de medios digitales no es del todo previsible; algunos afirman que esta expresión estará en los videojuegos, otros le apuestan a la interactividad, a novelas wiki interminables que los lectores editan y escriben mientras avanzan, asevera.

Su investigación lo lleva a ser más conservador: “La interactividad casa con rapidez y los videojuegos han decidido invertir en lo visual sobre las tramas complejas. Lo fundamental serán las historias que sigan tocando los puntos sensibles de la naturaleza humana, como ha sucedido desde Gilgamesh o las tragedias griegas”.

Uno de los desafíos con las narrativas digitales, afirma, es ver si se conserva la diferencia entre lectores y escritores: “Creo que la escritura es un oficio que necesita tanto entrenamiento como cualquier otro (…), lo inmediato de la escritura digital puede hacer que esto comience a olvidarse. Está muy bien que todo el mundo pueda externar sus comentarios, pero hacer literatura, es otra cosa”.

Leyendas virtuales

La necesidad de contar historias por parte de los seres humanos está más que presente en Internet. A Soltero las que le interesan son las que se transmiten a través de correo electrónico entre familiares, amigos y colegas: “La gran mayoría de ellas son mentiras, ficciones, pero tienen algo que nos hace siempre caer, leerlas completas y tratar de prevenir a los demás difundiendo esta historias”.

El escritor asegura que por suerte ninguna rubia despampanante le ha robado los riñones, nadie lo ha vuelto zombie con substancias extrañas que vienen de la Amazonia, ni mucho menos ha sido atacado por bandas criminales en alguna de sus sanguinarias ceremonias de reclutamiento, como lo afirman algunas de las “victimas” de los correos electrónicos que ha recibido”.

“Se trata sobre todo de leyendas urbanas. Aunque han existido desde mucho antes de la escritura han podido adaptarse también a los medios digitales. Creo que ahí hay un principio muy poderoso que se puede aprovechar tanto para la literatura como para la promoción de la lectura”.

En sus ojos son fuego (2004), ganadora del VI Premio Nacional de Novela Jorge Ibargüengoitia y recientemente reeditada por el Fondo de Cultura Económica, el personaje principal, el biólogo Adrián Ustoria, sufre los efectos del miedo soc ial que se vive en la ciudad de México, masificado por los mismos personajes y por las llamadas cadenas que se envía por mail.

Al respecto, el también autor de libros de cuentos dice que las leyendas urbanas logran expresar miedos y conflictos muy presentes en una sociedad que no encuentra otro canal para manifestarse, por ello su recurrencia y difusión.

Días afortunados

Soltero escribe su segunda novela, Negra simiente de la escritura, que trata de cómo a veces la literatura puede devenir en invocación, de cómo ciertas historias pueden alterar la realidad.

Asimismo, participa en Estrangeiros, proyecto que reúne a seis escritores de diversas naciones, a quienes les fue asignada una ciudad desconocida para desarrollar un relato con el fin de publicarlo en la red. Soltero fue seleccionado por parte de México, y Sidney es la metrópoli donde tiene que desarrollar la historia.

Su rutina en Inglaterra es “afortunada” porque no tiene un jefe directo ni horario de oficina: “Me levantó temprano y voy directo a la computadora, sin desayunar, ni bañarme ni nada. Trabajo dos o tres horas en la novela.(…). Después de eso sigo en la investigación del doctorado y remato la noche leyendo o viendo alguna película. Comparto muchos momentos con mi hija de ocho meses, porque mi estudio está en la misma casa donde vivimos.

Aún faltan dos o tres años, dice, para que regrese a México, ya que tiene que preparar y presentar su tesis. Por lo pronto, Soltero sigue escribiendo su historia virtual y real en la literatura.

Un acercamiento:

Blog del escritor: http://cerradura.blogspot.com

Proyecto Estrangeiros:

www.interney.net/foreigners

Fuente: Generación universitaria de El Universal / México / Versión para imprimir