domingo, 27 de marzo de 2011

El horror de los 70
Por: Redacción
  • Los hechos ocurridos durante los años de la última dictadura militar siguen siendo explorados a través de numerosos trabajos de investigación periodística, ensayo y ficción. 

El debate sobre los años oscuros de la última dictadura militar en la Argentina lejos está de cerrar sus puertas. Al contrario, en los últimos años nuevos trabajos y reediciones de libros continúan explorando ese tiempo sangriento de la historia argentina. Acaso por aquello que expresó el historiador Marcos Novaro quien sostuvo que la memoria de los crímenes del golpe no puede clausurar los debates sobre su origen y su penoso legado. En otras palabras, la aparición y circulación de estos libros es el mejor antídoto contra el olvido.

Los libros dedicados a la dictadura no conforman un fenómeno nuevo. Más allá que el espacio literario como también el intelectual resultaron quebrados a partir del 24 de marzo de 1976 –acaso también un tiempo antes- algunos escritores, tanto los que se quedaron en el país como los que debieron exiliarse produjeron obras con una fuerte carga alegórica sobre lo que se estaba viviendo en la Argentina. Un ejemplo, “Nadie nada nunca”, de Juan José Saer, publicado en México en 1980, en el que logra narrar ese ambiente peligroso, enrarecido de la dictadura, logrando una representación realista de la violencia de los años 70.

Complicidad

Con “La mano izquierda de Dios” (publicado por Sudamericana), el periodista Horacio Verbitsky cierra la tetralogía de la historia política de la Iglesia Católica, que da cuenta de la participación activa del clero argentino en la vida del país. Específicamente este quinto volumen comprende el período que va desde el 24 de marzo de 1976 al 10 de diciembre de 1983 revelando a través de datos precisos y testimonios directos la adhesión de la Iglesia al aparato represor de la dictadura que comprendió muertes, torturas, secuestros y desapariciones. También el periodista presenta la fractura producida en el interior del ámbito eclesiástico que originó la dimisión de sacerdotes y, en algunos casos, su tortura y muerte.
“1976: El Golpe Civil” (Planeta), del periodista y escritor Vicente Muleiro, hace foco en el protagonismo de la complicidad civil para concretar el golpe de Estado y todo lo que esto conllevó. El trabajo de Muleiro desentraña este “combo militar-civil” que por un lado secuestra, encarcela, asesina opositores y por el otro coloca al Estado en base a transferencias y subsidios, al servicio de los grupos económicos dominantes. El autor califica a José Alfredo Martínez de Hoz como “jefe civil del golpismo”.

“En el 76 los civiles van más allá; arman la Asamblea Gremial Empresaria (APEGE) al sólo fin dictatorial donde confluyen los grandes grupos empresarios y la Sociedad Rural. Ahí juegan fuerte Jorge Aguado, Jorge Zorreguieta, Armando Braun, Celedonio Pereda y Osvaldo Cornide, entre otros”, sostuvo Muleiro, quien agrega que las opiniones divergentes que pudieron suscitarse entre los jerarcas militares acerca del papel de estos grupos civiles en la toma de decisiones  las zanjó Videla quien, según Muleiro, iba a imponer “un proyecto excluyente y antipopular con Martínez de Hoz a la cabeza”.

Valentía

“La prensa tiene el deber de decirle la verdad a la gente. Los familiares de las personas desaparecidas no pueden seguir siendo ignorados como si fueran leprosos”. Estas fueron las últimas palabras que escribió el periodista Robert J. Cox en el diario Buenos Aires Herald, antes de exiliarse en diciembre de 1979. Este periodista y escritor inglés llegó a la Argentina donde dirigió el Herald, diario escrito en inglés que, a diferencia de los otros medios que optaron por el silencio y la autocensura, informó acerca de los secuestros, las torturas y las desapariciones. Su hijo, David Cox publicó “Guerra sucia, secretos sucios” (Sudamericana), un homenaje a la valentía de su padre, quien aún a riesgo de perder su propia vida, salvó vidas con esta actitud de no callar lo que estaba pasando en el país, en los centros clandestinos, en las calles. Fue definido como un periodista único que iluminó los años más oscuros de la Argentina.

Origen

El periodista Ceferino Reato apuntó, con un estilo novelesco pero sin dejar de lado el rigor periodístico, la primera acción armada de Montoneros contra un cuartel en Formosa, en octubre de 1975. “Operación Primicia” (Sudamericana) cuenta el asalto hecho en pleno gobierno constitucional de Isabel Perón, y en el que murieron doce guerrilleros, diez conscriptos, un sargento, un subteniente y un policía, que originó que los militares fijaran la fecha del golpe que concretarían cinco meses después, como lo confesara Mario Firmenich a Gabriel García Márquez, dato que figura en este libro.

Además el periodista sostiene que la cúpula montonera avaló el golpe de Estado basándose en una charla que dio Firmenich a sus cuadros donde dijo que no iban a poder impedir el golpe, pero que iban a hacer una resistencia gloriosa y después una contraofensiva victoriosa.

Análisis

Cuatro investigadores que no forman parte de la generación del 70 ofrecen nuevas y originales miradas y análisis acerca de ese período. Se trata de cuatro ensayos escritos por Claudia Medvescig, Rocío Otero, Valentina Salvi y Alejandro Villa, premiados en el primer concurso convocado por el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti en 2008. “La sociedad argentina hoy frente a los años 70” (Eudeba) recopila el ensayo “Los rumores del silencio” de Claudia Medvescig, “La repolitización de la historia de los ´60 y ´70: una nueva etapa en la representación del pasado reciente” de Rocío Otero; “Entre el olvido y la victimización: transformaciones en la narrativa sobre la reconciliación nacional” de Valentina Salvi y “Memorias en clave de juventud y rupturas generacionales: consideraciones preliminares para un abordaje del pasado reciente argentino en el campo de la educación” de Alejandro Villa.

Derrotero

En el Tren de la victoria, Cristina Zuker –hija del reconocido actor Marcos- recrea la historia de su familia y, especialmente, la de su hermano, Ricardo, quien participó de la contraofensiva montonera y que pudiendo quedarse en el exilio, en España, decidió volver dos veces al país siguiendo las irracionales órdenes de sus comandantes. Ricardo está desaparecido desde 1980. Aunque esta periodista afirme que se trata de la historia de su familia el libro atraviesa el derrotero de su hermano Pato (su nombre de guerra), que se inició en la militancia en la Unión de estudiantes secundarios (UES) y más tarde en la Juventud Universitaria Peronista JUP. También Zuker explica cómo su hermano se comprometió con las ideas de liberación y revolución hasta tomar las armas para hacer justicia por la muerte de sus compañeros.

Identidad

El robo de bebés y niños y la sustracción de su identidad fue el mayor delito cometido en el marco de la última dictadura militar. Buscados incansablemente por sus familiares y por las Abuelas de Plaza de Mayo, se calcula que hay más de 400 de aquellos bebés y niños convertidos en botín de guerra y que continúan desaparecidos, criados por familias que no son las suyas.  

En “De vuelta a casa” (Marea), la periodista Analía Argento se mete en diez historias de hijos y nietos restituidos para retratar el doloroso proceso que inician desde el momento en que conocen la verdad, y la infinidad de vueltas que deben transitar para la recuperación de su identidad.

En el libro están incluidos los casos más simbólicos como los mellizos Reggiardo Tolosa, Juan Cabandié o Victoria Donda.

Destierros

El exilio es uno de los temas insoslayables de nuestro pasado reciente. Una de las consecuencias más desafortunadas por la que debieron atravesar miles de compatriotas. Debió pasar muchos años para que los historiadores comenzaran a reconstruir la suerte corrida por aquellos que eligieron irse del país escapando de la muerte, la tortura o la cárcel. En “El exilio argentino en Francia” (Siglo XXI), la historiadora Marina Franco presenta la experiencia humana de la emigración y las transformaciones políticas que se produjeron en el exilio a partir de la historia de esos emigrados políticos que reconstruyen desde su propia experiencia con un análisis cuidadoso.

Pablo Yankelevich examina la historia del exilio argentino y en particular la experiencia de los que se refugiaron en México y retomaron allí su práctica militante e intelectual. Para el autor de Ráfagas de un exilio. Argentinos en México, 1974-1983 (Fondo de Cultura Económica), “ un gran número de exiliados sintió la sospecha y escuchó el lamentable por algo habrá sido, como una explicación de las razones por las que debieron salir. Es una de las razones por la que el tema no es visible política ni  académicamente, en el sentido de reflexionar sobre el mayor éxodo de ciudadanos que conoció el país en toda su historia”.

Alcoba: “La literatura permite explorar ese momento”

El lugar que ocupa la dictadura militar en la narrativa argentina, a pesar de haber transitado el país más de un cuarto de siglo de democracia, es central. Hay como una nueva fuerza que surge para indagar sobre la militancia de los años 70, la represión militar, los desaparecidos, la identidad y la memoria.

En una entrevista realizada durante la última edición de la Feria del Libro de Frankfurt, la escritora Laura Alcoba señaló que aún queda mucho por contar sobre esos años, “tal vez haya que buscar diferentes caminos y formas, y creo que es algo que se inicia, que no se está acabando como algunos piensan porque hay muchas cosas aún informuladas”.

Hija de militantes montoneros, de muy chica vivió en la clandestinidad junto con su madre durante los primeros meses de 1976. Posteriormente se mudan de Buenos Aires a La Plata, a una casa donde se supone que se crían conejos pero en realidad es la imprenta del periódico Evita Montonera. Esta experiencia es la que describe en su novela “La casa de los conejos” (Edhasa), un relato autobiográfico donde además de abordar el accionar de la guerrilla y del terrorismo de Estado describe el miedo que le tocó vivir en esos años desde la visión de una niña.

Sostiene que así como la Argentina “aún está transitando un largo camino hacia la democracia y de conquista de la palabra y del debate libre”, la mirada sobre esos años de dictadura “está en marcha hacia esa libertad de palabra y de enfoque”. Y agregó “tratar de meterse dentro de ese momento tan violento desde diferentes lugares es algo que está en ciernes aunque hubo algunos intentos”. Finalmente, cree que la literatura permitirá explorar y entender ese momento “que en muchos aspectos permanece como un momento bastante enigmático”.

Opinión

Revisión de un tiempo oscuro

Por ALEJANDRO FLYNN (*)

La irrupción de libros que reflejan lo ocurrido durante los años de dictadura militar pone sobre el tapete lo que nos pasó como sociedad. Pero también está en concordancia con la postura del gobierno de Néstor Kirchner y su consecusión de Cristina Fernández y que permite elaborar una suerte de revisión de ese tiempo oscuro como nunca antes había ocurrido. Quizás porque ambos son reflejo de los sueños que muchos enarbolamos en los años 70.

Considero que es la juventud quien está expresando en estos momentos las necesidades de conocer lo que pasó. Pero además excediendo el marco nacional porque en Latinoamérica se está dando un panorama inédito con una gran mayoría de gobiernos realmente progresistas que son los que soñábamos nosotros en los ’70 cuando todos eran gobiernos militares. Esto representa una circunstancia que debe aprovecharse en todos los sentidos y uno de ellos es el de la memoria.

Mientras escribo estas líneas surge la imagen del “Nunca Más, ese libro tremendo que uno empezaba a leer y debía interrumpir su lectura porque lo que allí se contaba dolía. También otro libro que marcó en su momento fue “Recuerdos de la muerte” de Miguel Bonasso, y entre nosotros “Buscados” de Noemí Labrune y “30 años después” de Alberto Zapata.

Librería Virtual
Fuente: lmneuquen.com.ar / Argentina / Versión para imprimir