domingo, 8 de abril de 2012

Julio Patán dio cátedra literaria en Remate de Libros
Por: Notimex
El escritor, periodista e intelectual mexicano Julio Patán (Ciudad de México, 1968), obsequió ejemplares y convidó una portentosa cátedra literaria a quienes lo siguieron ayer durante su participación en el VI Remate de Libros en el Auditorio Nacional, festival que mañana llegará a su fin.

Previo al inicio de la sesión, Patán dio un paseo en solitario a través del coloso de Reforma para conocer de cerca los stands, echar una mirada vertiginosa a la gran cantidad de títulos y autores que se ofrecen, y hacer un sucinto guión para luego ofrecerlo al público que ya lo esperaba para iniciar el recorrido entre los libros.

El autor de Conspiraciones, la biografía de Martín Luis Guzmán, prologuista y antólogo de Entre las sábanas, llevó a los lectores hasta el espacio ocupado por las publicaciones de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), donde inició su amplia cátedra.

Ahí, tomó entre sus manos algunos ejemplares y los mostró a los lectores. De entre los títulos, destacó uno en el que se encierra la obra de Octavio Paz. Fue entonces cuando Patán inició su discurso literario que dejó pasmados a los oyentes, pues dio santo y seña de Octavio Paz, su vida, su obra y su pensamiento.

Más adelante, el periodista condujo a la pléya de de lectores al stand del Fondo de Cultura Económica (FCE) y recomendó libros inscritos en la “literatura cubana antirrevolucionaria”, como las obras escritas por Severo Sarduy (Camagüey, Cuba, 1937-París, 1993), narrador, poeta, periodista, crítico de literatura y arte.

Patán hizo entonces una reflexión: “Es muy bueno que las editoriales oficiales, las del gobierno, se dediquen a publicar libros de gran valor artístico, literario y estético, así como a promover a los mejores autores de México y el mundo, de ayer y hoy, para que los lectores del país tengan a su alcance estas joyas de la literatura”.

Celebró también que las casas editoriales de la iniciativa privada asentadas en el territorio nacional, de capital nacional o extranjero, también se den a la tarea de difundir lo más destacado del quehacer literario. Eso, dijo, al margen de que se trate de un negocio, honesto y transparente, que genera dinero.

Patán, quien estudió filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha sido editor en distintas publicaciones y ha colaborado en diversos periódicos y revistas en México y España. Fue conductor del noticiero cultural de Canal 22 de televisión y ha participado en el programa de radio Hoy por Hoy.

“México tiene ahora un buen momento literario”, dijo el guía, al referirse a los autores nacionales jóvenes, principalmente a los provenientes de la zona norte de la geografía nacional y puso como ejemplo a Martín Solares, de pluma ágil y aguda capacidad para escribir sobre diversos temas, en especial de novela negra.

En su charla, dijo que Martín Solares nació en Tampico, Tamaulipas, en 1970, que ha trabajado como periodista, editor y profesor literario y que en 1998 obtuvo el Premio Nacional de Cuento Efraín Huerta. Recordó que algunos de sus relatos se encuentran en antologías de varios países, dada su excepcional calidad.

Julio Patán recomendó su primera novela, Los minutos negros, que cuenta la vida de dos policías en un puerto imaginario, ubicado en algún lugar del Golfo de México, al sur del norte, entre Tamaulipas y Veracruz. “La novela de género policiaco o negra es uno de los fuertes de este autor mexicano”, subrayó Patán.

Y así, entre recomendaciones, comentarios ilustrativos, datos anecdóticos y un buen humor característico de él, compró libros (con su propio dinero) y los obsequió a los lectores que lo siguieron en su recorrido. Más no fueron regalos sin ton ni son. Los obsequió, sí, previa respuesta acertada a sus preguntas formuladas.
Fuente: El Universal.com.mx / México / Distrito Federal Versión para imprimir