FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

necio
 

HACE ALGUNOS DÍAS escuché que una persona reprendía a otra porque había empleado la voz necio con el significado de 'terco', en una expresión como la siguiente: "¡Obedece, no seas necio!" En efecto, si se acude a cualquier diccionario se verá que la primera acepción de necio no es precisamente la de 'terco' sino la de 'ignorante', que no es exactamente lo mismo. Procede este vocablo del adjetivo latino nescius, que a su vez tiene su origen en el verbo nescire ('ignorar, no saber'). Recuérdese que 'saber' en latín se decía scire; si a esta forma se le antepone el negativo (ne) se obtiene nescire ('no saber, ignorar'). Por tanto, necio, de conformidad con su etimología, significa 'el que no sabe lo que podía o debía saber, ignorante, de poco juicio'.
        Tiene empero necio otro significado desde hace mucho consignado en el DRAE. La segunda acepción de este vocablo es en ese lexicón la siguiente: 'imprudente o falto de razón; terco o porfiado en lo que hace o dice'. Bien visto, este otro significado no está muy distante del primero. La terquedad, la obcecación, la necedad —curiosamente este sustantivo en los diccionarios no suele explicarse como sinónimo de terquedad— es vicio frecuente en los ignorantes, sobre todo en aquellos que no saben lo que debían saber. Un tonto suele ser terco, y viceversa.
        Lo que me interesa destacar es que, según mi experiencia, en el español mexicano el término necio se emplea, yo diría que casi exclusivamente, con la segunda de sus acepciones; es decir, que aquí necio equivale a terco. Quizá en la lengua escrita culta pueda encontrarse alguna vez necio con el valor de 'ignorante', pero creo que es muy poco frecuente. No quiere esto decir que el concepto 'pertinaz, obstinado' se manifieste aquí sólo por el vocablo necio. Creo que para ello es más frecuente el empleo de terco y de otros vocablos como testarudo —de testa, 'cabeza'—. Gómez de Silva, en su Breve diccionario etimológico de la lengua española, atinadamente recuerda el inglés hardheaded (literalmente: 'de cabeza dura') y pigheaded ('de cabeza de cerdo'), el francés têtu (de tête, 'cabeza') y el italiano testardo (también de testa). Ese sentido de 'terco', relacionado con 'cabeza', está presente también en el mexicanismo, familiar y algo cariñoso, cabezón: "ese niño es muy cabezón, hay que repetirle muchas veces las cosas". Lo que creo es que, cuando se emplea en México la voz necio, casi siempre, sobre todo en el habla rural y popular, pero también en la propia de los niveles sociales medio y alto, significa 'terco' y rara vez 'ignorante'. En otras palabras, en un diccionario de mexicanismos, en la entrada necio como primera acepción habría que anotar 'terco' y no 'ignorante', como hacen los diccionarios generales.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.