FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

abducción
 

SABEMOS QUE LA MÁS RECIENTE EDICIÓN del DRAE (la vigésima segunda, de 2001) tiene muchos nuevos artículos (11 425) y nuevas acepciones (28 715), en relación con la entrega anterior (1992). Como era de esperarse, no faltan algunos verdaderos rarismos. Creo que como tal puede calificarse la nueva segunda acepción del vocablo abducción: “Supuesto secuestro de seres humanos, llevado a cabo por criaturas extraterrestres, con objeto de someterlos a experimentos diversos en el interior de sus naves espaciales”. La primera acepción, mejor que rara, es simplemente un tecnicismo relacionado, en alguna medida, con la anatomía y, quizá, con alguna disciplina médica: “Movimiento por el cual un miembro u otro órgano se aleja del plano medio que divide imaginariamente el cuerpo en dos partes simétricas. Abducción del brazo, del ojo”. Conviene señalar, por una parte, que esta primera acepción aparece ya en ediciones anteriores y, por otra, que en la vigésima se anotaba como vocablo propio de la zoología (?). En entregas anteriores el vocablo abducción tenía, además, otra acepción, inscrita en el campo de la dialéctica: “Silogismo cuya premisa mayor es evidente y la menor menos evidente o solo probable”. Esta acepción es la tercera en la edición de 2001.
        Vuelvo al secuestro de humanos por extraterrestres y a sus naves espaciales. Independientemente de que pocos toman en serio estos asuntos, puede uno preguntarse, aun con la salvedad que supone la palabra supuesto (“supuesto secuestro...”), si vale la pena incluir en el Diccionario general de la lengua esta curiosa acepción, desconocida por los que no frecuentan cierto particular tipo de ciencia ficción y, tal vez, aun para ellos. Las contadas apariciones de esta voz en el corpus del español actual (de la propia Academia Española), se dan en textos periodísticos, en transcripciones de entrevistas televisadas o en pintorescos tratados de “ovnilogía” (!). No encontré un solo registro en texto literario alguno más o menos serio. De que es un rarismo no cabe duda: en el excelente Diccionario del español actual (Seco et al.) se registra el vocablo y la acepción, pero se anota la marca de raro. Sin embargo, también como raros, este diccionario añade los vocablos abducente, abducir y abductor, que, atinadamente, con excepción del último, no consideró la Academia Española.
        Termino señalando que el vocablo abducción, con el sentido de ‘secuestro’, parece provenir del inglés, dato no mencionado en los diccionarios. En inglés, abduction se relaciona con to abduct: “To take a person away by force. Kidnap”. Curiosamente, en la vigésima primera edición del DRAE (1992), en el artículo abducción, se añadía una tercera acepción, con la marca Der. (Derecho): “Rapto”. Lamentablemente en la siguiente entrega (2001) se suprimió esta acepción y, en su lugar, se anotó la larga explicación de extraterrestres (con sus naves, sus secuestros y sus experimentos), que transcribí arriba. Creo que si se hubiera dejado esa simple acepción (“rapto”), sin mayores explicaciones y, quizá, anotando su probable origen inglés, habría sido mejor solución, pues con abducción se podría aludir a cualquier tipo de rapto, el de los extraterrestres incluido.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.