FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

a (en) nombre de

a / ha / ¡ah! / há

a nosotros / a nos

(a)postemilla

¿(a) qué hora(s) es (son)?

a ver / haber

abducción

abocarse

abordar

abusar

acceder

accesar

acechar / asechar

acemite /acemita / cemita / cema

de achichincles, chalanes y canchanchanes

acostumbrar(se) (a)

adolecer

adonde / a donde

aéreo / aero-

agarrar, coger, tomar

agredir

agresivo

agüitado

ahí / allí

el alcázar del castillo

álgido

alineo o alíneo

(allá) cada (y) cuando

alquilar / rentar

alternativa / opción

aludir

amanecerse, regresarse

americano

antro

años veinte(s), los

apachurrar

apanicarse

apenas y (si) se oye

"aplicar un empleo", "aplican resctricciones"

apreciar

apto, inepto

aqüeste

(la) Argentina, (el) Perú...

arrabal, barrio

el arte / las artes

asesino / homicida

asir / tener / detener

atingencia

autobús / camión

autobaño, autorradio, etcétera

un ave / una ave

azteca / náhuatl / mexicano

la azúcar / el azúcar

bajo la base de

balbucir, balbucear

banqueta

bayano

beicon

beige

beis

bendeciré, contradiré

bengalí

billón

bísquet

bistec / bisté / bisteques / bisteces

biznaga

blanc(uzco) / verd(usco)

¡bolo, padrino!

bonhomía

bromoso

bucal / oral

buffet, bufet, bufé, bufete

buró

burós / buroes

(la) C(c)iudad de México

cabildear

camellón

camionsote / camionzote

campus

caníbal

cantara por "cantó" y "había cantado"

capear, capitoso, capón

carácter

carátula

¡caray!

el cariaco, Guayaquil y Guayana

caro / costoso

cartel / cártel

casete

casimir

casual por

chabacano

chamba

chanfle / chaflán

changarro

chapopote / chapapote

charola

chicle

chilacayote / "Cidra cayote"

chilango

chimuelo

chiquitear

chiste colorado, viejo (rabo) verde

chiste, chistoso

chocar, chocante

choclo

cien(to)

cirquero / circense

ciudadanizar la cultura

colonia, fraccionamiento

comedido / acomedido

como muy importante

computadorizar

con o sin sal

consensar / consensuar

conspicuo

contemplar

contexto

contralor

conurbación

cooptar

corifeo

corre y corre, escribe y escribe

corriente ('de mala calidad')

cotidian(e)idad, femin(e)idad

crestomatía

crisis, emergencia

cual(es)quier(a)

cuelga

cuento, bicuento

curar, curador, curaduría, curatoría, curatorium, curatorio...

currícula, memoranda, córpora, campi...

currículum (-o, -a, -os)

el (de) ése

de hasta / hasta de

de oque, de oquis, dioquis

debo (de) estudiar

década, la

decenio, siglo, milenio

demasiado

desapercibido / inadvertido

desayunar

descentralizar / desconcentrar

descomponer(se)

desinformar

detentar

detentar (otra vez)

detrás nuestro / detrás de nosotros

devenir

devenir (otra vez)

¿10 de marzo de o del 2000?

"diez para las dos", ¿anglicismo?

digital

dintel, umbral

díselo, dícelo, díceselo

dramático

ducha, regadera

E(e)l B(b)ajío, L(l)os A(a)ltos

eclipse y léxico regional

efeméride(s)

eficientista, eficientismo

ejecutar por asesinar o matar

el (G)golfo de México

él desafora / él desafuera

elegir

elite / élite / elit

embarnecer

emérito

empoderar

en situación de calle

en solitario

enojarse, enfadarse

ensimismarse

entre(o)meterse

entrenar(se)

épale, órale, ándale

erario "público", concejo "municipal"

es entonces (que) (cuando), fue allí (que) (donde)

especular

estándares

estímulo

estoy cierto

etnia, étnico

evento

explotar / explosionar

extinguidor / extintor

falla / fallo

federal, federalismo

feo, bonito

financio / financío; diferencio / diferencío

fláccido / flácido

*flamable

forzo-fuerzo

foto's, d'Gerard

franquicia

gambusino

garage

género / sexo

gente

gente humilde

el gentilicio americano

global

granola

(a) grosso modo, statu(s) quo

guango, guangocho, guangoche

guayín

gubernatura

¿guión o guion?

*habemos muchos

habemos varios que...

haiga

hasta

hechizo

hemisferio

hidrocálido

hispánico

Hispanoamérica, Latinoamérica, Iberoamérica

histérico

homofobia, homosexual

hoy (en) día

iceberg

idiosincrá(sico)(tico)

ignorar

igualdad, equidad, desigualdad, inequidad, iniquidad

imbricar

impartir / dictar / dar una conferencia

implementar

imprimido / impreso

incautar(se)

incidente

indexar, indizar

indígena

infición

infligir, infringir

influir, influenciar

ingresar: ¿transitivo o intransitivo?

inició el curso

instancia

intelectual

intercepción / interceptación

interferir

no abre la

¿Irak o Iraq?

jaletina / gelatina

jeroglífico / jeroglifo / glifo

jitomate / tomate

jocoque

jugar (al) futbol, jugar un papel

Lago Gascasónica

¿las ocho de la tarde o de la noche?

"le informo (de) que no tiene mensajes"

(le) dije "a Pedro"

"le" por "les"

licuo y licúo

llanta / "rin"

lo cesaron

lo que es

logística

machismo

machote

maestro, profesor

las malas palabras

mandatar

mandatario

mande usted, a sus órdenes

maquila

el (la) maratón, maratoniano / maratónico

margayate

de marras

máster

(me) acostumbré (a)

(me) entreno todos los días

me lo quedo

me recuerdo

me simpatiza / simpatiza conmigo

media tonta / medio tonta

¿médula o medula?

¿membresía o membrecía?

mexiquense

mexiqueño, defeño

miniatura

minimalista

minusválido, discapacitado

mismo

el modisto

morbilidad, morbidez

mormado

motivar

mucho muy / muy mucho

mucho muy interesante

Munich/ Münjen/ Miunich

nación

naco

nahuatlismos de referente

necio

ningunear

nivel, a(l) nivel (de)

no + sustantivo ("La no asistencia")

"no la puedo"

no me antojes

nortearse

noticiario, noticiero

obviar

ocupar por necesitar

ofertar

oír / escuchar

ojalá Dios quiera

olán / holán

ominoso

ómnibus

el plural de ómnibus

optar (por, a)

optimar / optimizar

el (la) orden del día

orfanato(rio)

orillar

la ortografía portuguesa frente a la española (diferencias de política lingüística)

¿El País o el país?

país, nación, nacionalidad, estado, república...

palapa

papa / patata

para por

parteaguas

patrocinar / auspiciar

pedir y dar disculpas

¿Pekín o Beijing?

peonero / pionero

Pericoapa, Pericentro

pero sin embargo

pichicato

pilón, llapa

pipiolo, pipiola, pipiolera

pizcar, pizca

un(a) poco(a)

por mor de

por qué, porque, porqué

porfiriato / porfirismo

prender el radio

prerrequisito

la presidenta

¿El Presidente o el presidente?

presídium

pressing

prever, proveer

priísta / priista

primer(a), tercer(a) vez

priorizar

privacía

problematizar, visualizar, conceptualizar

profesional / profesionista

promedio

la provincia, el interior

provisional / provisorio

provocar / causar

publicitar

pulque

¿qué / "cuál" libro prefieres?

quedré, querramos, quiéramos

quesadilla

quicio

quihúbole

quiniela

raíl, riel

rato

realista, realístico

rebonito, retebonito, requetebonito

recaudo

recién

reconversión

recreativo-recreacional

regalías

restaurant / restaurante / restorán

romper (a bueno)

sabiondo / sabihondo

santuario

satisfaré/satisfaceré

se 'los' dije

se me hace

(se) regresó porque (se) enfermó

sendos

señora, señorita, señora de Pérez...

señorita

siempre sí, siempre no

siniestralidad

el soconusco (con minúscula) y el pinole

sofisticado

solución de continuidad

subiría el precio del petróleo

¿sudeste o sureste?

sugestión / sugerencia

talacha

taller

tantito

tapanco

tarea

tendente-tendiente

el / la tequila

tiburón

tiza contra

TLC / NAFTA

tocayo

tomar / emborracharse

tópico

torrefacto

tráfico / tránsito

3.1416 / 3,1416: ¿punto o coma para separar decimales

tres españolismos recientes: desvelar, decantarse y talante

trique

trivia

ubicar

ustedes / vosotros

¿uve, uvé, ve chica, ve baja, ve corta, ve labiodental? ¿doble u o doble uve?

vaciado, suave, chido

vagamundo

valet parking

vascuence

veintiún(a) páginas

veniste(s)/ viniste(s)

ver / mirar

versal, versalita, mayúscula

verter / vertir

vestidos rosa(s)

viable

volteó / volvió la cabeza

volviste en ti / sí

votar por (a) Juan Pérez

voy 'a por' ella

Ya apliqué para ese empleo. Se aplican inyecciones. Aplican restricciones

Ya mero llegamos a mi mera casa, donde soy el mero mero

 

chapopote / chapapote
 

EL GRAVE ACCIDENTE DEL BARCO PETROLERO Prestige, que tantos problemas ocasionó en las costas gallegas, desempolvó en el español de España, sobre todo en los diarios impresos y en los telediarios, el término chapapote. Cuando un mexicano lee por primera vez esa palabra cree que está ante una simple errata (chapapote por chapopote). Sin embargo, cuando ve que en ese país es la única voz empleada en lengua hablada y escrita, comienza a dudar sobre la forma correcta: ¿chapopote, como se dice en México, o chapapote, a la manera española? Antes que nada conviene aclarar que se trata de una palabra de origen mexicano, probablemente náhuatl, y no, como indicaba el DRAE, oriunda de la zona caribe. Para demostrarlo, quizá sea suficiente transcribir un pasaje de la Historia general de las cosas de Nueva España de fray Bernardino de Sahagún:

        "El chapopotli es un betún que sale de la mar, y es como pez de Castilla, que fácilmente se deshace, y el mar lo echa de sí, con las ondas, y esto ciertos y señalados días, conforme el creciente de la luna; viene ancha y gorda a manera de manta, y ándanla a coger a la orilla los que moran junto al mar. Este chapopotli es oloroso y preciado entre las mujeres, y cuando se echa en el fuego su olor se derrama lejos […]"

        Aunque de muy dudosa etimología, se puede argumentar a favor del origen náhuatl de chapopote lo siguiente: 1) es un vocablo más usual en México que en cualquier otra parte, donde incluso está presente en la toponimia; 2) la misma forma fonológica de la palabra (en el español mexicano muchos nahuatlismos terminan en –ote, procedente del náhuatl –otli); 3) aunque no se halla el término en los más conocidos y tradicionales vocabularios nahoas (Molina, Siméon...), sí aparece en obras relacionadas con terminologías (Sahagún, Hernández, Clavijero…). Santamaría arriesga la siguiente explicación etimológica: del náhuatl chapopotli, de tzauctli, pegamento, y popochtli, perfume. Una definición moderna del vocablo puede verse en el Diccionario del español usual de México: “Sustancia negra, pesada y espesa que forma parte del petróleo; se encuentra en diversos lugares, particularmente en el mar, y se utiliza para asfaltar caminos, impermeabilizar techos y paredes, etcétera”.
        Muy probablemente la forma original era chapopote. Es asimismo posible que esta forma se alterara en chapapote en algunas zonas mexicanas, sobre todo en las costas del Golfo de México. Ello podría explicar que a la zona antillana, especialmente a Cuba, llegara la palabra chapapote (y no chapopote), y que la forma chapapote siga empleándose hoy en esa área geográfica. Asimismo puede pensarse que a España llegó sólo esa variante antillana, pues la voz chapopote no se emplea ahí en lo absoluto. Hoy, en todo México —aún en las zonas en las que hace tiempo se empleaba chapapote— sólo se usa la voz chapopote, no sólo en la prensa y el habla popular sino también en la literatura, como se ve en el siguiente fragmento de La muerte de Artemio Cruz de Carlos Fuentes:

        “¿Recordarás el país? Lo recordarás y no es uno; son mil países con un solo nombre. Eso lo sabrás. Traerás los desiertos rojos, las estepas de tuna y maguey, el mundo del nopal […] los bosques delgados y altos, las ramas cargadas de heno, las cumbres blancas, los llanos de chapopote, los puertos de la malaria y el burdel, el casco calcáreo del henequén […]”

        Por lo contrario, en el español de España, aun en textos del siglo XIX, la forma común es chapapote. De Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós es el pasaje siguiente:

        “¡El Dulce Nombre...!, exclamó la Pacheco viendo entrar aquel adefesio, y todos los demás lanzaron una exclamación parecida al mirar al niño, con la cara tan completamente pintada de negro que no se veía el color de su carne por parte alguna. Sus manos chorreaban betún, y en el traje se habían limpiado las suyas asquerosísimas los otros muchachos. El Pitusín tenía el cabello negro. Sus labios rojos sobre aquel chapapote superaban al coral más puro.”

        La variante chapapote ingresó en el DRAE en 1899. Se le consignó como voz caribe y se le definió en los términos siguientes: “Asfalto más o menos espeso que se halla en las Antillas”. Más de cien años permaneció inalterada esta explicación. No fue sino en 1992 cuando, en la vigésima primera edición se añadieron unos pocos datos: por una parte, en la etimología se anota que es “de origen nahua o caribe”; y en la definición se añade que ese asfalto se halla “en Méjico y las Antillas”. Ya en la más reciente entrega, la correspondiente al año 2001, hay una adición más: se halla el chapapote no sólo en México y las Antillas sino también en Venezuela. No hay modificación alguna en la nota etimológica. Por su parte, el vocablo chapopote se consigna por primera vez en 1927, con la simple explicación de que, en México, se así denomina al chapapote. Esta entrada (chapopote. Méj. Chapapote), inalterada, permanece en todas las ediciones siguientes, hasta la de 1992. En la vigésima segunda (2001) hay una interesante modificación: se añade una nota etimológica que dice: “del nahua chapopotli. Téngase en cuenta que, en las ediciones anteriores no había observación etimológica alguna en la entrada chapopote. Lo curioso del caso es que, tal como quedaron las cosas en esta recentísima entrega del DRAE, la voz chapapote puede ser de origen nahoa o caribe, pero al vocablo chapopote se asigna sólo origen náhuatl (?).
        Al principio de esta nota dije que, después de tanto leer y oír en España chapapote, un mexicano puede dudar de cuál es la voz correcta, si chapapote o chapopote. Ahí y aquí escribí correcta (en letra cursiva). En efecto, es obvio que no puede hablarse de corrección o de incorrección en este caso. Es un simple asunto de norma, entendida ésta como hábito lingüístico de una comunidad. En España, lo normal es decir chapapote; en México, la norma es el empleo de chapopote. Como allá llaman acera y chaqueta lo que aquí decimos banqueta y saco. No hay en esto incorrección alguna que corregir ni allá ni acá. Ahora bien, en términos propiamente lexicográficos, me parece que sí convendría corregir o, si se quiere, precisar la información que proporciona el DRAE. Por una parte, es necesario asignar la misma etimología a chapapote y a chapopote, pues evidentemente se trata de dos variantes de la misma palabra. El origen de la palabra, mientras no se demuestre otra cosa, es náhuatl. Para este origen se han proporcionado, desde hace tiempo, diversos argumentos, algunos de ellos convincentes, como la presencia de la voz, con terminación típicamente náhuatl (-otli) en fuentes tan respetables como Sahagún. No conozco ningún argumento en favor del origen caribe de la voz. Pero si los hubiera y fueran éstos más convincentes que los que hay a favor del origen náhuatl —algo que parece muy difícil— de cualquier forma habría que poner la misma explicación etimológica en las dos entradas (chapa- y chapo-).
        Por otra parte, si se decidiera la Academia por el origen náhuatl del vocablo (en sus dos variantes), cosa que juzgo acertada, es obvio que la voz originaria sería chapopote (como lo escribe Sahagún) y chapapote vendría a ser, necesariamente, una deformación de la primera. Si esto también se acepta, será necesario que en el DRAE la definición completa de la voz se proporcione en la entrada chapopote y que en el artículo chapapote se remita a chapopote, es decir, al revés de como se viene haciendo en las sucesivas ediciones. Si no se hacen estos cambios, lexicográficamente importantes, se incurrirá en el mismo error, que todavía no ha corregido la Academia, de creer que la variante cacahuete, propia del español de España, es la voz original y que, cacahuate es una desviación mexicana de la voz original, cuando lo que sucede es precisamente lo contrario: la voz original es cacahuate (del náhuatl cacahuatl) y la voz alterada es cacahuete. La definición debe anotarse en la entrada cacahuate y el artículo cacahuete debe remitir a cacahuate.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.