FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

con o sin sal
 

ALGUNOS ESTUDIOSOS OPINAN que expresiones como "lo haré con o sin tu permiso", "desde y hacia ti", etc., son construcciones anglicadas por lo que respecta a la manera como aparecen ahí los complementos circunstanciales. Según ellos, para que tales sintagmas vayan más de acuerdo con el carácter de la lengua española deberían construirse diciendo: "con tu permiso o sin él", "desde ti y hacia ti". En efecto, en inglés es normal construir los circunstanciales de ese tipo (es decir, donde dos complementos tienen el mismo término de preposición) mediante la omisión de uno de los términos, con lo que resulta que aparecen directamente coordinadas dos preposiciones. De paso recuérdese que en esa lengua también suele emplearse una doble conjunción coordinante separada por una barra (and/or), para indicar que los elementos pueden relacionarse como copulados (y) o como disyuntivos (o), mecanismo a mi ver poco elegante que, por desgracia, es cada vez más frecuente en español en cierta clase de escritos, como oficios o cartas de negocios (y/o: "anexe curriculum vitae y/o cartas de recomendación").
        Volviendo al fenómeno del empleo coordinado de preposiciones ("con o sin sal", en lugar de "con sal o sin ella"), y como mero ejercicio de reflexión gramatical, convendría analizarlo a la luz de la sintaxis. Las preposiciones tienen la función de introducir complementos en la oración; la de las conjunciones coordinantes consiste en relacionar (uniéndolos) constituyentes o proposiciones de la misma función sintáctica. Ambas (preposiciones y conjunciones) conforman el grupo de los nexos, verdaderas bisagras de todo el complicado andamiaje sintáctico. En los manuales de gramática se nos explica que las conjunciones pueden unir sustantivos ("libro y cuaderno"), adjetivos ("útil y bello"), verbos ("fui y vine"), etc. Jamás se dice que pueden unir preposiciones, creo que precisamente porque ambas categorías pertenecen al grupo de los nexos. En efecto, las conjunciones pueden unir complementos circunstanciales ("me gusta la sopa con sal o sin ella": la conjunción o está relacionando el complemento con sal con el complemento sin ella). Ahora bien, nótese que cuando se dice "con o sin sal" en la llamada estructura profunda (semántica) se está en realidad expresando un doble complemento ("con sal o sin sal") que, siendo igual en los dos casos, se tiende a no repetir en la estructura superficial ("con o sin sal"), de lo que resulta, superficialmente, una coordinación de nexos (con o sin). Para evitar, por una parte, la anómala coordinación de preposiciones y, por otra, la repetición del mismo complemento (sal), la lengua tiende a emplear en el segundo de los complementos un pronombre que sustituya al nombre para evitar su repetición ("con sal o sin ella"), construcción que, a mi juicio, viene a ser más recomendable.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.