FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

a (en) nombre de

a / ha / ¡ah! / há

a nosotros / a nos

(a)postemilla

¿(a) qué hora(s) es (son)?

a ver / haber

abducción

abocarse

abordar

abusar

acceder

accesar

acechar / asechar

acemite /acemita / cemita / cema

de achichincles, chalanes y canchanchanes

acostumbrar(se) (a)

adolecer

adonde / a donde

aéreo / aero-

agarrar, coger, tomar

agredir

agresivo

agüitado

ahí / allí

el alcázar del castillo

álgido

alineo o alíneo

(allá) cada (y) cuando

alquilar / rentar

alternativa / opción

aludir

amanecerse, regresarse

americano

antro

años veinte(s), los

apachurrar

apanicarse

apenas y (si) se oye

"aplicar un empleo", "aplican resctricciones"

apreciar

apto, inepto

aqüeste

(la) Argentina, (el) Perú...

arrabal, barrio

el arte / las artes

asesino / homicida

asir / tener / detener

atingencia

autobús / camión

autobaño, autorradio, etcétera

un ave / una ave

azteca / náhuatl / mexicano

la azúcar / el azúcar

bajo la base de

balbucir, balbucear

banqueta

bayano

beicon

beige

beis

bendeciré, contradiré

bengalí

billón

bísquet

bistec / bisté / bisteques / bisteces

biznaga

blanc(uzco) / verd(usco)

¡bolo, padrino!

bonhomía

bromoso

bucal / oral

buffet, bufet, bufé, bufete

buró

burós / buroes

(la) C(c)iudad de México

cabildear

camellón

camionsote / camionzote

campus

caníbal

cantara por "cantó" y "había cantado"

capear, capitoso, capón

carácter

carátula

¡caray!

el cariaco, Guayaquil y Guayana

caro / costoso

cartel / cártel

casete

casimir

casual por

chabacano

chamba

chanfle / chaflán

changarro

chapopote / chapapote

charola

chicle

chilacayote / "Cidra cayote"

chilango

chimuelo

chiquitear

chiste colorado, viejo (rabo) verde

chiste, chistoso

chocar, chocante

choclo

cien(to)

cirquero / circense

ciudadanizar la cultura

colonia, fraccionamiento

comedido / acomedido

como muy importante

computadorizar

con o sin sal

consensar / consensuar

conspicuo

contemplar

contexto

contralor

conurbación

cooptar

corifeo

corre y corre, escribe y escribe

corriente ('de mala calidad')

cotidian(e)idad, femin(e)idad

crestomatía

crisis, emergencia

cual(es)quier(a)

cuelga

cuento, bicuento

curar, curador, curaduría, curatoría, curatorium, curatorio...

currícula, memoranda, córpora, campi...

currículum (-o, -a, -os)

el (de) ése

de hasta / hasta de

de oque, de oquis, dioquis

debo (de) estudiar

década, la

decenio, siglo, milenio

demasiado

desapercibido / inadvertido

desayunar

descentralizar / desconcentrar

descomponer(se)

desinformar

detentar

detentar (otra vez)

detrás nuestro / detrás de nosotros

devenir

devenir (otra vez)

¿10 de marzo de o del 2000?

"diez para las dos", ¿anglicismo?

digital

dintel, umbral

díselo, dícelo, díceselo

dramático

ducha, regadera

E(e)l B(b)ajío, L(l)os A(a)ltos

eclipse y léxico regional

efeméride(s)

eficientista, eficientismo

ejecutar por asesinar o matar

el (G)golfo de México

él desafora / él desafuera

elegir

elite / élite / elit

embarnecer

emérito

empoderar

en situación de calle

en solitario

enojarse, enfadarse

ensimismarse

entre(o)meterse

entrenar(se)

épale, órale, ándale

erario "público", concejo "municipal"

es entonces (que) (cuando), fue allí (que) (donde)

especular

estándares

estímulo

estoy cierto

etnia, étnico

evento

explotar / explosionar

extinguidor / extintor

falla / fallo

federal, federalismo

feo, bonito

financio / financío; diferencio / diferencío

fláccido / flácido

*flamable

forzo-fuerzo

foto's, d'Gerard

franquicia

gambusino

garage

género / sexo

gente

gente humilde

el gentilicio americano

global

granola

(a) grosso modo, statu(s) quo

guango, guangocho, guangoche

guayín

gubernatura

¿guión o guion?

*habemos muchos

habemos varios que...

haiga

hasta

hechizo

hemisferio

hidrocálido

hispánico

Hispanoamérica, Latinoamérica, Iberoamérica

histérico

homofobia, homosexual

hoy (en) día

iceberg

idiosincrá(sico)(tico)

ignorar

igualdad, equidad, desigualdad, inequidad, iniquidad

imbricar

impartir / dictar / dar una conferencia

implementar

imprimido / impreso

incautar(se)

incidente

indexar, indizar

indígena

infición

infligir, infringir

influir, influenciar

ingresar: ¿transitivo o intransitivo?

inició el curso

instancia

intelectual

intercepción / interceptación

interferir

no abre la

¿Irak o Iraq?

jaletina / gelatina

jeroglífico / jeroglifo / glifo

jitomate / tomate

jocoque

jugar (al) futbol, jugar un papel

Lago Gascasónica

¿las ocho de la tarde o de la noche?

"le informo (de) que no tiene mensajes"

(le) dije "a Pedro"

"le" por "les"

licuo y licúo

llanta / "rin"

lo cesaron

lo que es

logística

machismo

machote

maestro, profesor

las malas palabras

mandatar

mandatario

mande usted, a sus órdenes

maquila

el (la) maratón, maratoniano / maratónico

margayate

de marras

máster

(me) acostumbré (a)

(me) entreno todos los días

me lo quedo

me recuerdo

me simpatiza / simpatiza conmigo

media tonta / medio tonta

¿médula o medula?

¿membresía o membrecía?

mexiquense

mexiqueño, defeño

miniatura

minimalista

minusválido, discapacitado

mismo

el modisto

morbilidad, morbidez

mormado

motivar

mucho muy / muy mucho

mucho muy interesante

Munich/ Münjen/ Miunich

nación

naco

nahuatlismos de referente

necio

ningunear

nivel, a(l) nivel (de)

no + sustantivo ("La no asistencia")

"no la puedo"

no me antojes

nortearse

noticiario, noticiero

obviar

ocupar por necesitar

ofertar

oír / escuchar

ojalá Dios quiera

olán / holán

ominoso

ómnibus

el plural de ómnibus

optar (por, a)

optimar / optimizar

el (la) orden del día

orfanato(rio)

orillar

la ortografía portuguesa frente a la española (diferencias de política lingüística)

¿El País o el país?

país, nación, nacionalidad, estado, república...

palapa

papa / patata

para por

parteaguas

patrocinar / auspiciar

pedir y dar disculpas

¿Pekín o Beijing?

peonero / pionero

Pericoapa, Pericentro

pero sin embargo

pichicato

pilón, llapa

pipiolo, pipiola, pipiolera

pizcar, pizca

un(a) poco(a)

por mor de

por qué, porque, porqué

porfiriato / porfirismo

prender el radio

prerrequisito

la presidenta

¿El Presidente o el presidente?

presídium

pressing

prever, proveer

priísta / priista

primer(a), tercer(a) vez

priorizar

privacía

problematizar, visualizar, conceptualizar

profesional / profesionista

promedio

la provincia, el interior

provisional / provisorio

provocar / causar

publicitar

pulque

¿qué / "cuál" libro prefieres?

quedré, querramos, quiéramos

quesadilla

quicio

quihúbole

quiniela

raíl, riel

rato

realista, realístico

rebonito, retebonito, requetebonito

recaudo

recién

reconversión

recreativo-recreacional

regalías

restaurant / restaurante / restorán

romper (a bueno)

sabiondo / sabihondo

santuario

satisfaré/satisfaceré

se 'los' dije

se me hace

(se) regresó porque (se) enfermó

sendos

señora, señorita, señora de Pérez...

señorita

siempre sí, siempre no

siniestralidad

el soconusco (con minúscula) y el pinole

sofisticado

solución de continuidad

subiría el precio del petróleo

¿sudeste o sureste?

sugestión / sugerencia

talacha

taller

tantito

tapanco

tarea

tendente-tendiente

el / la tequila

tiburón

tiza contra

TLC / NAFTA

tocayo

tomar / emborracharse

tópico

torrefacto

tráfico / tránsito

3.1416 / 3,1416: ¿punto o coma para separar decimales

tres españolismos recientes: desvelar, decantarse y talante

trique

trivia

ubicar

ustedes / vosotros

¿uve, uvé, ve chica, ve baja, ve corta, ve labiodental? ¿doble u o doble uve?

vaciado, suave, chido

vagamundo

valet parking

vascuence

veintiún(a) páginas

veniste(s)/ viniste(s)

ver / mirar

versal, versalita, mayúscula

verter / vertir

vestidos rosa(s)

viable

volteó / volvió la cabeza

volviste en ti / sí

votar por (a) Juan Pérez

voy 'a por' ella

Ya apliqué para ese empleo. Se aplican inyecciones. Aplican restricciones

Ya mero llegamos a mi mera casa, donde soy el mero mero

 

crisis, emergencia
 

HASTA HACE POCO, para referirse a la agudización de la extrema pobreza de la mayor parte de los mexicanos y, sobre todo, a los magros salarios de casi todos ellos, estuvo de moda, en particular en la jerga oficialista, la palabra crisis, y especialmente la frase crisis económica. Todos los mexicanos debíamos empeñarnos en superar la crisis. Esta para nosotros odiosa palabra procede del griego y tiene hoy varios significados. El primero que consignan los diccionarios es 'mutación considerable que acaece en una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el enfermo'. Por una razón al menos, no creo que sea éste el sentido (figurado) con el que se empleó esa voz en los años inmediatamente anteriores. Una crisis, con el sentido transcrito, no puede ser muy larga, pues esa 'mutación' del enfermo desemboca rápidamente, o en la mejoría o en la gravedad. Desde luego, si vamos a aceptar este empleo de la voz crisis, debemos reconocer que, lamentablemente, ya no estamos en ella (en crisis), ya pasamos del estado de crisis al estado de gravedad. Fue empero larguísimo el periodo de crisis (decenas de años). Tengo sin embargo la impresión de que en la mayoría de las miles de veces que hasta hace poco aparecía la voz crisis en los periódicos tenía las simples significaciones contenidas en las acepciones sexta y séptima del DRAE: 'escasez, carestía; por extensión, situación dificultosa o complicada'.
        Ahora bien, como la situación económica es ahora peor que durante la crisis de las decenas de años anteriores, se ha buscado una nueva voz que la designe: emergencia. Si hasta hace muy poco todos los mexicanos debíamos empeñarnos en superar la crisis, ahora debemos contribuir todos a superar la emergencia. Según parece, no pudimos superar la crisis y ahora no queda otra que superar la emergencia. Para ello ya se firmó el 'Acuerdo de Unidad para Superar la Emergencia Económica'. Cuando hayamos superado la emergencia, y se presente, irremediablemente, la siguiente devaluación, debemos estar atentos para superar esa nueva cosa, que ya no será ni crisis ni emergencia. La palabra crisis, al menos, tenía una recia raigambre griega. El vocablo emergencia, por lo contrario, en el sentido con que se está empleando, me parece que es un anglicismo. Existe ciertamente en español la voz emergencia, que tiene las dos siguientes significaciones: 1) 'acción y efecto de emerger'; 2) 'suceso, accidente que sobreviene'. No creo que al hablar de emergencia económica nos estemos refiriendo a un 'accidente' (suceso eventual). Me inclinaría por pensar que se está haciendo uso de emergencia asignándole el sentido que tiene emergency en inglés: 'serious situation needing quick action' [situación grave que requiere una acción rápida].
        Deseo ampliar mis comentarios acerca del sustantivo crisis. De origen griego, como muchos vocablos más, a lo largo de los siglos ha venido sumando nuevos significados y perdiendo otros. Los nuevos, muy frecuentemente, se establecen mediante el empleo figurado de la voz. Las dos primeras documentaciones, en el Corpus diacrónico del español (CORDE), corresponden a un texto anónimo de 1254 titulado Judizios de las estrellas. Transcribo una de ellas: “El sexto catamiento es; en que tiempo sanara desta enfermedat; o en que tiempo morra el enfermo. El .vijo. catamiento es; en saber las crisis buenas o malas; & en que tiempo uernan”. La definición de crisis en el Diccionario de autoridades de 1729 poco tiene que ver con la del vocablo en el pasaje anterior; mantiene con ella, si acaso, una relación indirecta. Dice así: “Juicio que se hace sobre alguna cosa, en fuerza de lo que se ha observado y reconocido acerca de ella”. Hay que esperar a la segunda edición del DRAE, la de 1780, para encontrar una nueva acepción, ésta sí íntimamente relacionada con el significado que la palabra tiene en el texto de 1254. Se mantiene, como segunda acepción, la referente a ‘juicio que se hace...’, a la que, al final, se añade, a manera de especificación o sinónimos, censura, judicium (datos estos últimos que desaparecen en la edición de 1869) y se anota, como primera, la siguiente: “Mutación considerable que acaece en alguna enfermedad, ya sea para mejorarse o para agravarse más el enfermo”. Crisis produce el adjetivo derivado crítico, que posee los dos significados de la voz primitiva considerados en el DRAE de 1780: pensamiento crítico (crisis: ‘juicio que se hace...’), momento crítico (‘mutación considerable...’).
        En la entrega de 1884, como segunda acepción, se añade la siguiente: “Por extensión, momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes”. Se mantiene, como tercera, la de ‘juicio...’. En la de 1899, además, se explica lo que es una crisis ministerial: “Situación de un ministerio cuando todos o parte de sus individuos pretenden abandonar sus puestos por hallarse en disidencia entre sí o con el jefe de estado”. Con mínimos cambios en la redacción de las definiciones, el artículo se mantiene en los anteriores términos a lo largo de las subsecuentes ediciones, hasta la del “Suplemento” de 1970, en el que se añaden dos acepciones interesantes: “Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales” y “situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación o cese”. Finalmente, en la vigésima edición (1984) aparecen las dos acepciones que mayor interés tienen para los fines de esta nota. Como sexta, se define: “Escasez, carestía” y, como séptima: “Por extensión, situación dificultosa o complicada”. Así queda el artículo en la más reciente entrega (2001), con la única y atinada corrección que consistió en suprimir, en la última definición transcrita, la frase “por extensión”.
        Me parece que en el español contemporáneo la palabra crisis se emplea, predominantemente, con el significado explicado en esas dos últimas acepciones, incluidas en el DRAE apenas a fines del pasado siglo: “Escasez, carestía” y “situación dificultosa o complicada”. Nótese de paso que la segunda es más general y abarcadora de la primera, es decir la escasez y la carestía son situaciones dificultosas y complicadas (y no al revés). El anterior farragoso resumen de la historia del vocablo crisis en los diccionarios académicos aporta elementos que ayudan a entender el desarrollo de las nuevas acepciones a partir de la inicial (“mutación considerable que acaece en alguna enfermedad, ya sea para mejorarse o para agravarse más el enfermo”). Aunque en la mayor parte de los textos del español de las décadas recientes las crisis se refieren a las finanzas, la economía, la política, etc., creo que hace bien la Academia en explicar el vocablo, en general, como situación dificultosa o complicada, dado que puede aplicarse y de hecho se aplica a una multitud de referentes: crisis educativa, generacional, social, de los espectáculos, de materias primas, de comercio, y un interminable etcétera. Todas estas crisis tienen en común el ser situaciones dificultosas o complicadas. Ahora bien, el hecho de que crisis se emplee con mayor frecuencia para referirse a situaciones financieras o económicas dificultosas o complicadas viene a ser una explicación de que, a manera de consecuencia semántica, en muchos casos los resultados de esas situaciones desembocan en otro tipo de crisis que se manifiestan precisamente en la escasez y la carestía (la otra frecuente significación de crisis que señala el DRAE).
        En tiempos de escasez y de carestía, de situaciones financieras o económicas difíciles y complicadas, la frecuencia de la palabra crisis, en todo tipo de textos pero en particular en la prensa, se eleva notablemente. No parece demasiado arriesgado afirmar que la presencia de esta palabra es directamente proporcional con la gravedad de la situación. Es ésta, sin duda, una verdad de Perogrullo. Comprueba, sin embargo, que en el español contemporáneo los dos principales significado de crisis son ‘escasez, carestía’ y ‘situación dificultosa y complicada’ y que ésas deberían ser las primeras acepciones en el artículo crisis del DRAE y no las últimas, como aparecen en la más reciente edición (2001). A manera de simple ejercicio, ofrezco en seguida, el número de apariciones por año de la voz crisis entre 1980 y 1985, en los textos mexicanos que de ese período contiene el CORDE. Aclaro que para esos años el CORDE no contiene textos procedentes de revistas y periódicos mexicanos, sino sólo de libros.

        Crisis en textos mexicanos del CORDE (1980-1985)
        1980: 24
        1981: 29
        1982: 34
        1983: 13
        1984: 13
        1985: 37
        1986: 83

        Transcribo en seguida un pasaje de un artículo de Javier Beristáin que apareció en el número del verano de 1987, en Estudios (ITAM) (las cursivas son mías):
        “La crisis de 1981-82 era de “caja”, es decir, financiera y podía resolverse con crédito de corto plazo pagadero gracias a la inmediata recuperación. La nacionalización de la banca era un lema comunista, contrario al programa del gobierno, leímos en planes gubernamentales que en 1986 el PIB crecería 5% y la inflación sería de 30%. Los estudios de organismos independientes confirmaban este optimismo (un estudio del ITAM pronosticó un escenario de crisis para 1986 con un crecimiento del PIB de 3.7% y una inflación de 68%). Los datos de producto nacional y precios de 1986 eran improbables al iniciarse ese año; pero hubo mala suerte y lo impensable ocurrió.” (Estudios, ITAM, Javier Beristáin, verano de 1987)
        No sólo por la cita anterior sino por muchas que podría aportar y, ante todo, por nuestra propia experiencia, queda claro que entre los años 1980-1986 hay en México dos crisis notables (la de 1981-1982 y la de 1986). Este dato de carácter histórico parece comprobarse constatando, en el cuadro anterior, que precisamente en textos mexicanos no periodísticos de esos años la palabra crisis es mucho más frecuente que en otros. Dentro de poco, cuando contemos con corpus que contengan los textos, sobre todo provenientes de la prensa del año 2008, podremos constatar que la palabra crisis aparecerá no decenas, ni centenas sino cientos de miles o, tal vez, millones de veces. El crecimiento geométrico se deberá por una parte a que ahora la crisis no es sólo mexicana sino mundial y a que las poderosísimas bases de datos actuales permiten proyecciones de frecuencia mucho más confiables.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.