FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

elite / élite / elit
 

CON ORIGEN EN EL VERBO ELIRE ('elegir'), la voz francesa élite significa, de conformidad con su etimología, 'lo selecto, lo más acogido, la flor y nata'.
        Hace tiempo que este vocablo pasó al español, donde es bastante usual tanto en lengua hablada como, en especial, en la escrita, aunque debe reconocerse que pertenece, casi con exclusividad, al léxico de personas al menos medianamente cultas. Algunas enciclopedias y diccionarios hispánicos han considerado ya este galicismo. La enciclopedia Salvat (1976), con la anotación de "voz francesa", lo define así: 'minoría que dentro de la sociedad global ocupa un lugar de privilegio, por su saber, riqueza o funciones de mando y control'. Por su parte, María Moliner, en su Diccionario de uso, anota: "palabra francesa [...] usada frecuentemente para designar a la buena sociedad de algún sitio".
        Ciertamente se ha producido en español un giro semántico en la voz, particularmente en la jerga socioeconómica, y quizá se esté alejando del sentido prístino de la voz francesa. Me interesa sin embargo destacar ahora el problema que implica su ortografía y pronunciación. En francés, escrito élite, se pronuncia elit. En algunos lexicones españoles, el Salvat por ejemplo, queda transcrito élite y, dado que no hay aclaración alguna sobre su pronunciación, ésta debería ser élite (esdrújula y con e final). Moliner la escribe élite y aclara que "se pronuncia generalmente elit, pero también se oye la españolización élite".
        La Real Academia no tomaba en cuenta la voz en su Diccionario hasta en su vigésima entrega (1984), en la cual la incluye, así como al derivado elitista (no aparece elitismo), y la define como 'minoría selecta o rectora'. Lo interesante es que la escribe elite (sin acento en la primera e y con una e final). De manera que, de conformidad con esta norma, ahora ya fijada por la autoridad académica, el vocablo no es ni élite ni elit (con acento prosódico grave). Parece plausible que el DRAE se haya decidido, por fin, a considerar esa palabra, pero no deja de ser curioso que lo haya hecho asignándole una pronunciación que ni equivale a la francesa (elit) ni a la "españolizada" élite. Habrá que esperar, creo yo, a que los hablantes fijen a su vez su propia norma que, en definitiva, es la que cuenta.

        P. D. En la vigésima segunda edición del DRAE (2001) se incluyen tanto élite cuanto elite.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.