FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

especular
 

HASTA HACE relativamente poco tiempo, los diccionarios asignaban sólo cuatro sentidos al verbo especular: 1) 'mirar con atención'; 2) 'meditar, reflexionar'; 3) 'traficar', y 4) 'procurar ganancia fuera del tráfico mercantil'. Aunque de estas acepciones la primera es sin duda la más apegada a la etimología de la voz (en latín, speculari: 'ver, contemplar'; véase, como voz también relacionada, speculum, 'espejo'), creo que hoy es la menos frecuente. De la segunda acepción hay clara influencia en el adjetivo especulativo ('muy pensativo' o, también, 'teórico', opuesto a 'práctico'); véase asimismo, por ejemplo, la designación gramática especulativa (la practicada por la filosofía escolástica, que trataba de explicar los fenómenos lingüísticos por principios constantes y universales). Más aún que la tercera ('traficar'), quizá sea la cuarta la que más vigencia tiene en el español mexicano contemporáneo, en expresiones como la siguiente: "en estos tiempos de crisis económica, se dedica sólo a especular" (a obtener beneficios fuera de las reglas mercantiles establecidas). Con ese sentido existen varios vocablos derivados: especulativo, especulador, especulación, especulativamente...
        En la penúltima edición del DRAE (la vigésima primera, de 1992) se ha dado entrada a dos nuevas acepciones. Una de ellas, la cuarta, viene a ser, a mi juicio, una especificación, quizá conveniente pero no indispensable, de la que ya aparecía en ediciones anteriores, la que en el párrafo anterior lleva el número 4 ('procurar ganancia fuera del tráfico mercantil'). Esta acepción se mantiene en la nueva edición (2001) (es la número 6), pero ahora, con el número 4, se anota otra: 'efectuar operaciones comerciales o financieras, con la esperanza de obtener beneficios basados en las variaciones de los precios o de los cambios'. Se añade el dato de que, con este significado, se usa frecuentemente con sentido peyorativo. No cabe duda de que estas precisiones resultan convenientes; sin embargo, en alguna medida este valor, en lo general, estaba ya en la acepción transcrita que venía apareciendo en las ediciones anteriores ('procurar ganancias fuera del tráfico comercial').
        Me interesa detenerme un poco en la otra nueva acepción, la tercera en la edición de 1992: 'perderse en sutilezas o hipótesis sin base real'. No dudo que con este peculiar sentido se emplee actualmente el verbo especular, en expresiones como la que sigue: "se ha especulado mucho sobre la posible renuncia del secretario". Dos observaciones: creo que con la adición de esta acepción se da pleno reconocimiento a un anglicismo semántico, a un calco del inglés to speculate, cuyo primer significado es 'to form opinions without having complete knowledge' [formar opiniones sin tener un conocimiento completo]. Desde luego que no hay inconveniente alguno en incorporar a nuestra lengua cuanto anglicismo sea necesario. En este caso, sin embargo, creo que el concepto 'perderse en sutilezas o hipótesis sin base real' o 'formarse opiniones sin tener conocimiento completo' puede expresarse en buen español por medio del castizo verbo conjeturar, que, según la misma Academia, significa precisamente 'formar juicio de una cosa por indicios y observaciones'.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.