FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

forzo-fuerzo
 

LA GRAMÁTICA ENSEÑA que entre las irregularidades de la conjugación existe la de algunos verbos que tienen la variación o/ue: la raíz de estos verbos presenta ue en vez de o en las llamadas formas fuertes, esto es, cuando llevan el acento prosódico, lo que sucede en las tres personas del singular y tercera del plural de los dos presentes (indicativo y subjuntivo) y singular del imperativo: cuento, cuentas, cuenta, cuentan, cuente, cuentes, cuente, cuenten, cuenta.
        La explicación diacrónica para muchos de estos casos es bastante simple. La diptongación es normal en sílaba procedente de o breve latina tónica; en posición átona, ésta no diptonga. Esto puede observarse en muchos sustantivos: mientras porta (con o breve) diptonga en puerta, portariu (donde la o ya no es tónica) da portero (sin diptongo). Volviendo a los verbos, debe hacerse notar que, por analogía, se aplica la regla de diptongación a verbos que tienen otra estructura vocálica: consolari tiene o larga, sin embargo diptonga en español (consuelo), como demoliri, también con o larga, da lugar a demuelo, quizá por influencia de molere (con o breve) que produce muelo.
        La gran mayoría de verbos con estas características se usan en México de conformidad con las reglas gramaticales (acuerdo, acuesto, almuerzo, degüello, muestro, pruebo, recuerdo, suelto, sueño, trueno, vuelo, entre muchos otros). No faltan empero casos en que, contra la norma, deja de producirse la diptongación correspondiente. Habría que tomar en cuenta además ciertos verbos que, en todo el dominio hispánico, cambiaron su estructura. Quizá uno de los mejores ejemplos sea derrocar, que en textos medievales y clásicos es derrueco, derruecas, etc., pero que desde fines del siglo XVIII en ejemplos de Zorrilla, Avellaneda, Darío, y muchos otros, aparece sin diptongo (derroco, derrocas).
        En el español normal de la ciudad de México tienden a pronunciarse sin diptongo al menos dos de los verbos enlistados en las gramáticas como de diptongación obligatoria: forzar y soldar. Según la etimología y el uso tradicional, debe decirse fuerzo, sueldo, y no *forzo ni *soldo. Quizá en español rural puedan oírse además, esporádicamente, otros usos como tosto por tuesto, o bien algunos casos aislados de e breve no diptongada (renego, quero, quebro).
        Entre verbos de diptongación en ue de la segunda conjugación (vuelvo), vale la pena destacar el frecuente uso no diptongado de cocer (cozo). Según se desprende de la etimología (coquere, con o breve), la forma recomendable es cuezo (procedente de coquo, que produjo antiguamente la forma cuego, cueces, y luego se uniformó en cuezo, cueces), frente a coser (procedente de consuere), que evidentemente no diptonga (coso, coses).


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.