FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

garage
 

I

NO CABE DUDA de que, en ocasiones, no es fácil trazar, así sea esquemáticamente, la historia de ciertas palabras (su origen, sus diversos grados de vitalidad, sus cambios de sentido, etc.) en una lengua. Por ejemplo, hace 80 años don Manuel G. Revilla, buen filólogo mexicano injustamente olvidado, escribía unas "Breves consideraciones acerca del término garage" (en Memorias de la Academia Mexicana, VI, 1910, pp. 229-232). Se quejaba en ellas tanto de la intromisión de un vocablo extranjero en el léxico del español mexicano, cuanto de que esa voz, además, se pronunciara "con el sonido de la g francesa, exótico en el castellano". Por cierto, dicho sea entre paréntesis, la etimología que Revilla proponía para la voz francesa (de gare, 'estación, muelle') es sólo parcialmente diferente de la que se ofrece en los diccionarios más modernos: así, según Guido Gómez de Silva (Breve diccionario etimológico de la lengua española, México, 1988, s.v., garaje), su origen está en el verbo garer ('atracar, arrimar al muelle').
        A principios del siglo XX este galicismo tenía en México una significación muy concreta: se empleaba garage para designar específicamente los almacenes de los recién llegados coches automóviles. A juicio de Revilla ello era fácilmente explicable porque los dueños de dichos almacenes, que eran extranjeros, desconocían nuestra lengua y recurrían así al neologismo francés. El académico mexicano proponía, para tal objeto, el nombre de depósito de automóviles, que le parecía "castizo y eufónico". Quién iba a pensar que al paso del tiempo, alguien (probablemente del Departamento del Distrito Federal) volvería a proponer, esta vez con mayor éxito, la misma frase pero ahora para referirse a los lugares donde se guardan los vehículos que por algún tipo de infracción son retirados de la vía pública por la policía.
        Para designar los establecimientos donde se exhiben y venden los vehículos (nuevos) se viene empleando con bastante regularidad el término agencia, quizá con el sentido que se señala como quinta acepción del DRAE: 'sucursal o delegación subordinada a una empresa'. Ahora bien, el almacén que negocia con automóviles usados se denomina en México lote, tal vez porque suele tratarse de un lugar donde los coches están a la intemperie y, por tanto, lote estaría usándose, en ese caso, aproximadamente con la tercera de las acepciones académicas: 'cada una de las parcelas en que se divide un terreno' (suprimiendo la última parte: "destinado a la edificación").
        Garage, el término rechazado por Revilla, caería ciertamente en desuso para designar los almacenes de coches, pero seguiría empleándose, hasta nuestros días, con otros sentidos.

        
        II

En el español mexicano el galicismo garage dejó de significar 'almacén de automóviles' y pasó a tener, como en otras partes del mundo hispanohablante, el sentido de 'sitio donde se guardan los coches'. Hoy garage hace referencia, casi exclusivamente, al lugar de una casa o de un edificio destinado a ese fin. Me parece que, hace años, designaba también al sitio público en que se encerraban los coches, particularmente por la noche, donde se cobra una cuota al usuario de tal servicio, lo que ahora se conoce aquí como estacionamiento. Más aún, llegó a usarse también con el sentido de 'taller mecánico para coches', empleo que se conserva en otros lugares (Chile, por ejemplo).
        Por lo que toca a la pronunciación, la voz, en México, ha conservado siempre la fonética francesa (garásh). En el español general, o en el peninsular al menos, se ha optado por modificar la ortografía del vocablo, haciendo que termine en -aje, de conformidad con el resultado final que en español tuvo la evolución del sufijo francés -age. En resumen, la castellanización del vocablo francés no sólo comprende el cambio ortográfico sino también el fonético, pues se recomienda abandonar la pronunciación garásh y decir garaje (con jota y con e final). El DRAE no decide sin embargo aceptar este galicismo castellanizado hasta 1956.
        Se supone que, a juicio de la Academia, la única voz castiza y propia era (hasta 1956) cochera, derivada de coche, voz de origen oscuro, aunque la mayoría de los etimologistas se inclinan por asignarle como primitivo el vocablo húngaro kocsi ('carruaje, carreta'). Según Gómez de Silva, este kocsi es acortamiento de kocsi széker ('carruaje de Kocs', ciudad húngara donde primero se construyeron, hacia 1400, carruajes de suspensión). Necesario es señalar que coche, con el sentido de 'vehículo automóvil', no aparecía todavía en la decimonovena edición del DRAE (1970), donde por coche sólo se entendía 'carruaje de cuatro ruedas, con una caja, dentro de la cual hay asiento para dos o más personas'. En la vigésima (1984) se añade, después de ruedas, 'de tracción animal o automóvil'. No está por demás señalar, de paso, que la voz carro (con el sentido de 'automóvil' y no como 'carruaje de dos ruedas... para carga') está vista por el DRAE como propia de América y se trata probablemente de un anglicismo (procedente de car, 'automóvil').
        Lo que me interesa destacar, en este resumen de la historia de garage, es que en México, por lo menos eso me parece, no tiene ya ese vocablo la vitalidad que tuvo hace algunos años. No es ciertamente inusitado, pero quizá para designar el lugar donde se encierra el coche se esté empleando más la palabra cochera, o al menos entra ésta en concurrencia con garage, con lo que estamos regresando, espontáneamente, ahora que el vocablo garaje está plenamente aceptado, a la voz castiza (cochera), antes muy recomendada.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.