FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

promedio
 

SON DOS LAS SIGNIFICACIONES que la voz promedio tiene en el español moderno. Formada por el seudoprefijo pro- y por medio puede tener el sentido de 'punto en que una cosa se divide por mitad o casi por la mitad', quizá el más apegado a la etimología, y puede también señalar, en jerga matemática, la 'suma de varias cantidades dividida por el número de ellas'.
        El verbo promediar, por su parte, puede significar 'calcular el promedio' (acepción que no aparece en el DRAE, pero sí en otros, como el de Moliner), 'partir una cosa en dos partes iguales', 'llegar algo a la mitad de su curso', 'interponerse entre dos personas para ajustar un negocio'.
        Ahora bien, me hace ver mi colega José Ignacio Palencia que, a su juicio (y creo que tiene mucha razón), parecen impropios ciertos usos que del vocablo promedio vienen apareciendo en la prensa escrita, en la radio y en la televisión. Es relativamente frecuente que, al informar sobre un accidente, un incendio, una inundación, un atentado terrorista, etc., al referirse a las víctimas se diga algo así como "hubo, *en promedio, unos 20 damnificados", "el *promedio de muertos fue más de 100". Es absurdo pretender calcular el promedio aritmético en relación con un solo evento. Puede evidentemente obtenerse, por ejemplo, el promedio mensual de defunciones, si se divide entre 12 el número total de éstas en un año, o el promedio diario si la división se hace entre 365.
        Lo que los periodistas quieren decir cuando, tratándose de un solo accidente, escriben que "el promedio de muertos fue superior a 50" es simplemente que, hasta ese momento, se ignora el número preciso de víctimas, pero que aproximadamente llegan a 50. Véase por tanto que, en los ejemplos que vengo comentando, el sustantivo promedio pasa a significar 'suma aproximada' y la frase adverbial en promedio funciona como el adverbio aproximadamente. Es conveniente evitar estos usos impropios pues suponen una considerable pérdida de precisión en el lenguaje.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.