FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

Algunas minucias ...


porfiriato / porfirismo
cantara por "cantó" y "había cantado"
raíl, riel
autobaño, autorradio, etcétera
adolecer

 

adolecer
 

UN ERROR FRECUENTE en el español actual de México, particularmente en redacciones periodísticas, es atribuir al verbo adolecer el significado genérico de ‘carecer, faltar, no tener, estar ausente, necesitar’, que de ninguna manera le conviene.
        El verbo adolecer procede del latín dolescere (verbo incoativo de dolere, ‘doler’) que, como se ve, nada tiene que ver con adolescente, adolescencia, que provienen del verbo latino adolescere, que significa ‘crecer’. Por lo contrario, adolecer significa ‘padecer alguna enfermedad, particularmente crónica, tener alguna pasión o vicio, padecer algún defecto’. Se expresa el complemento con un nombre o con ser y un adjetivo, precedidos de la preposición de. Se puede por tanto adolecer de una enfermedad (“adolece de gastritis”, ‘adolece de migrañas”). También se puede adolecer de algún defecto físico o moral (“adolecía de ser intransigente”, “adolece de tacaño”). En el fondo no se pierde el primitivo sentido etimológico de dolencia o padecimiento. Este valor semántico puede conservarse metafóricamente, gracias a una tácita comparación, en expresiones como “la obra adolece de falta de originalidad”, “adolecemos de trámites interminables”, “adolece de burocratismo innecesario”, es decir, “la obra padece, se duele de falta de originalidad”, ”padecemos, nos dolemos de trámites interminables”, “padece, se duele de burocratismo innecesario”, donde la falta de originalidad, los trámites y el burocratismo vienen a ser un peculiar tipo de enfermedad o dolencia. Aun parece aceptable decir que “el edificio adolece de cuarteaduras”, pues figuradamente se mantiene el sentido de padecimiento o enfermedad.
        Sin embargo resultan inaceptables otros usos de adolecer que pueden leerse en la prensa contemporánea: “el programa *adolece de planeación”, “la oficina *adolece de personal calificado”, “el gobierno *adolece de recursos”. En estos ejemplos, que me proporcionó el maestro José Ignacio Palencia, se observa que adolecer ya no significa padecer, sino simplemente carecer: “el programa carece de planeación”, “la oficina carece de personal calificado”, “el gobierno carece de recursos”. Obsérvese por ende que el verbo adolecer está usado con impropiedad en esos contextos. En todo caso, si se desea usar a toda costa el verbo adolecer será necesario añadir la palabra falta o ausencia: “el programa adolece de falta de planeación”, pues la planeación en sí misma, ni en sentido recto ni en metáfora, es un padecimiento o dolencia; lo podrá ser, en efecto, la falta de ella.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.