FCE

José G. Moreno de Alba
Ver más libros del autor
Comprar
Contáctanos

 

 

 
Inicio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Todas
 

 

Algunas minucias ...


peonero / pionero
"diez para las dos", ¿anglicismo?
¿uve, uvé, ve chica, ve baja, ve corta, ve labiodental? ¿doble u o doble uve?
conurbación
señorita

 

motivar
 

LOS NEOLOGISMOS NO CONSISTEN sólo en la creación o adopción de nuevas voces, sino también en la modificación del sentido de vocablos preexistentes. Me parece que este último tipo de neologismo puede observarse en uno de los actuales empleos del verbo motivar. Según los diccionarios, motivar significa 'dar causa o motivo para una cosa', como en "su mala conducta motivó el castigo": la causa o motivo del castigo fue su mala conducta. Resulta conveniente fijarse en que, según este sentido explicado en los diccionarios, motivar es un verbo transitivo, cuyo complemento u objeto directo es necesariamente una 'cosa'. Los rasgos semánticos del complemento de un verbo, en cierto tipo de gramáticas, como la generativa por ejemplo, pueden incluso definirlo sintácticamente. Tomando en cuenta esto, motivar es, si se aceptan como buenas las definiciones que se leen en los diccionarios, un verbo que admite sólo objetos directos de cosa, no de persona.
        El cambio de significado de motivar al que me quiero referir puede verse en el siguiente texto: "tu ejemplo me motivó para seguir adelante". Obsérvese que en esta oración el verbo motivar significa algo así como 'incitar' ('mover o estimular a uno para que ejecute una cosa', como dice el DRAE): "tu ejemplo me incitó a seguir adelante". Aunque puede persistir la idea de la causa (tu ejemplo fue la causa de que yo siguiera adelante), predomina obviamente la idea de 'estímulo' más que la de 'motivo'.
        El cambio sintáctico es aún más evidente. En la expresión "tu ejemplo me motivó para seguir adelante" el verbo motivar tiene como objeto directo al pronombre personal me. Según la definición de motivar, no puede éste tener objeto de persona sino sólo de cosa. Este funcionamiento, anómalo según las definiciones de los diccionarios, se observa claramente en oraciones de pasiva con sujeto (pasivo) animado: "yo fui motivado por tu ejemplo para seguir adelante". Inclusive tengo la impresión de que la voz motivado, como participio pasivo de valor activo, bastante usual, se emplea sólo referido a personas: "es una persona muy motivada", por ejemplo. Por lo contrario es raro oír expresiones como "el castigo, *motivado por su mala conducta, fue muy duro". En todo caso, si la oración anterior resultara aceptable para algunos, el participio motivado conservaría ahí su valor pasivo y no adquiriría el valor activo que motivado tiene cuando se refiere a personas (persona motivada: 'que reacciona ante el estímulo', o algo así).
        Parece evidente por lo expuesto que, si la mayoría de hablantes decide hacer suyo este nuevo valor (semántico y sintáctico) de motivar (como 'estimular, incitar, mover' a alguien), convendría incluirlo en los diccionarios, ya sea como otra entrada (motivar), ya sea como otra acepción más del verbo motivar que aparece en los lexicones.


Usted hallará aquí un conjunto de artículos sobre palabras, expresiones, reglas gramaticales y ortográficas que provocan confusión o equívocos entre los hablantes. Cada entrada tiene un título, en el que se sintetiza el tema ahí tratado; por ejemplo: “bistec / bisté / bisteques / bisteces” explica los orígenes del vocablo con que solemos referirnos al filete. Para llegar a esa minucia haga clic en la letra B y busque dicha entrada, o haga clic en la lista de Todas las entradas y localícela ahí.