tienda

Nota publicada el martes, 1 de diciembre de 2009

Cornelia Funke se inspira en los hermanos Grimm para nueva saga
Por: Yanet Aguilar Sosa
  • La autora alemana alista su siguiente entrega para cautivar a los niños con la historia de Jacobo “Temerario” 

La escritora que de niña soñaba con ser astronauta y luego anhelaba vivir con los pieles rojas de Estados Unidos o ser piloto, ha construido una literatura fantástica que se nutre de su imaginación. Cornelia Funke se ha echado a la bolsa a los niños de muchos países con su trilogía Mundo de tinta, a la que seguirá una saga más que está a punto de entregar a sus editores y aunque todavía es un título probable, se llamará Tememario.

Contrario a Mundo de tinta –publicada por el Fondo de Cultura Económica- donde hace que sus personajes habiten entre libros y literatura, en Temerario la escritora alemana de literatura infantil y juvenil, nacida el 10 de diciembre de 1958 en Dorsten (Westfalia), aseguró se basa en los cuentos de los Hermanos Grimm y que se desarrolla en el siglo XIX.

“Es distinto al Mundo de tinta, que está más cercano a la Edad Media. El primer libro está listo; ya tengo ideas para el segundo, pero no quiero saber cómo acaba todo, porque si no sería aburrido”, señaló la narradora que está de visita en México por vez primera, para participar en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El protagonista de su nueva saga es Jacobo Temerario, a través de él emprende una incursión al mundo de los cuentos de hadas, príncipes, princesas y seres que los hermanos Grimm plantearon en sus historias.

Así, Jacobo Temerario encuentra el castillo de la Bella Durmiente, pero ya está hecho una ruina y se da cuenta que el príncipe nunca llegó. También de esa manera encuentra la casa hecha de galletas o la zapatilla de La Cenicienta, pero con otra perspectiva de esos cuentos que han nutrido el imaginario de los niños.

“El héroe tiene al mismo tiempo cosas mágicas, como ejemplo está el pelo de Rapuncel”, señaló la escritora que dice tenerle miedo a estos libros de cuentos porque son muy crueles.

Ella incluso no puede hacer sus personajes de una manera tan cruel como lo hicieron los hermanos Grimm.

Tras una infancia nutrida de estos personajes, el nuevo proyecto de Cornelia Funke es una especie de pago de una cuenta pendiente que tiene con ellos. 

La fantasía de los seres humanos

La escritora que asegura que el de los libros para niños es un mercado bueno porque muchos pequeños leen y hay muy buenos autores, afirmó que los niños no exigen nada, lo quieren todo. Pero hay cosas que no sabe, por ejemplo, no sabe de dónde le llegan las historias, sólo sabe que le llegan a ella. “Todo lo que veo, siento y huelo diario fomenta estas historias en mi”.

En su literatura que ha dado otros títulos como El jinete del dragón y Cuando Santa cayó del cielo, Cornelia Funke parte de la certeza de que los duendes, vampiros y hadas fomentan la fantasía de los seres humanos, pues les generan algo que los lleva a soñar.

“Siempre fueron seres muy aptos para despertar ideas y con las palabras se puede hacer magia para encantar a los niños. Soñamos la realidad que está debajo de lo que creemos que es la realidad. Nos queda claro lo que es real y lo que es fantasía. El libro siempre es el libro y la película es otra cosa”, señala.

Cornelia Funke, quien es llamada la J. J. Rowling alemana, afirmó que está contenta con la película que se ha hecho con Sangre de tinta, la primera parte de su trilogía Mundo de tinta, pero sabe que la película no suple la lectura y que el libro siempre existirá, lo único que cambia es que al final gana muchos lectores.

Librería Virtual
Fuente: El Universal / México / Distrito Federal Versión para imprimir