tienda

Nota publicada el domingo, 3 de octubre de 2010

Al surgir el rock los jóvenes no eran libres de divertirse: Paredes
Por: Notimex

El músico José Luis Paredes Pacho aseguró que el fenómeno del rock en México no puede entenderse desde una perspectiva alejada de la política ya que los jóvenes no tenían libertad para divertirse, ello en el libro La música en México. Panorama del siglo XX, presentado recientemente en esta ciudad.

El volumen coordinado por Aurelio Tello y que forma parte de la colección Biblioteca Mexicana fue coeditado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Fondo de Cultura Económica, incluye un capítulo dedicado al rock mexicano, escrito en mancuerna por el propio Paredes Pacho y Enrique Blanc.

El aporte de ambos personajes, más allá de hacer un recuento exhaustivo de grandes estrellas y grupos, generalmente contada por la industria del entretenimiento, está articulado en función de los movimientos políticos, sociales y culturales con el propósito de dar sentido tanto a los aportes musicales como a la experiencia artística de los músicos con sus respectivos públicos.

Respecto a dicho capítulo, José Luis Paredes Pacho, promotor cultural, dijo que el fenómeno del rock en México no puede entenderse desde una perspectiva alejada de la política, pues cuando surge este género musical en México los jóvenes no tenían libertad para elegir cómo podían divertirse.

2La diversión estaba sancionada por el mundo adulto y tenía que ser supervisada desde la familia, las autoridades, los medios y la industria del entretenimiento.

Paredes Pacho, quien formó parte de la alineación del grupo La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, entre 1986 y 2003, añadió que en México la apertura del rock se da a partir de los 902; debido al régimen político que teníamos en México que era patriarcal, vertical y antidemocrático.

Pacho, quien también es historiador por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), y convirtió sus propias experiencias e investigaciones en motivo de su tesis de licenciatura, titulada El derecho a la fiesta. Rock y autogestión en México (1980-1995), destacó que fue a partir del sismo de 1985 que de manera paradójica se abrió un espacio de visibilidad para la escena rockera.

El terremoto abrió una enorme grieta que permitió la emergencia de una escena del rock auténtico, en el contexto de un país autoritario que sólo permitía la diversión de los jóvenes a partir de la mediación de las autoridades o de la gran industria del entretenimiento y los medios de comunicación, expresó.

El músico explicó que a partir de los sismos del 85 vino un cambio en la mentalidad y se empezó por aceptar las diferencias sociales: los chavos banda, los rockeros y los homosexuales, así como otras opciones de hacer política, que detonan en las elecciones a la presidencia de 1988.

El caso es que la autoorganización general posterior al terremoto movilizó también a la cultura: llovieron actos de solidaridad con los damnificados organizados por músicos, danzantes, artistas plásticos y performanceros, entre otros, lo cual amplió la escena rockera hacia nuevos ámbitos.

La alianza creada entre la política y el rock, la diferenciación de gustos y de públicos, así como la generación de foros independientes u oficiales y los espacios que se destinan a éstos en los medios de difusión alternativos e industriales, son otros temas de los que Pacho toca en dicho capítulo.

La música en México. Panorama del siglo XX se presentó el 21 de septiembre pasado en el Centro Cultural Bella Época, con la participación de José Luis Paredes Pacho, Enrique Rangel Arroyo Quique, Raúl David Vázquez Rulo y Camilo Lara.

Librería Virtual
Fuente: En el Show / México / Versión para imprimir