tienda

Nota publicada el viernes, 10 de diciembre de 2010

Cornelia Funke: entre la tinta y la piedra
Por: Sara Araujo Castro

Aunque fuera gracias a la película homónima inspirada en su libro Corazón de tinta que Cornelia Funke se convirtió en una de las escritoras para jóvenes más reconocidas en el mundo, la verdad es que sus aventuras e ilustraciones ya tenían una importante cola de adeptos entre los lectores con menos años. La ilustradora respondió a El Espectador desde California tras la publicación de su último libro, Reckless, carne de piedra (Fondo de Cultura Económica), en la que Jacob Reckless visita un mundo paralelo al que se entra por un espejo, hasta que un día su hermano Will entra por error y termina siendo víctima de un encanto que lo convertirá en piedra.

Después de la película Corazón de tinta, ¿escribe de manera más cinematográfica?

Antes que nada soy ilustradora, así que pienso en imágenes. Pero de hecho la película me demostró que en el libro es posible mostrar mejores imágenes que un filme. Dos horas es poco tiempo para contar una historia de más de 500 páginas.

En muchas historias los niños son huérfanos o cuentan con uno solo de los padres. ¿Qué resulta interesante de esto?

Es muy interesante para un narrador tener huérfanos, pues no tienes que lidiar con los padres y sus preocupaciones. Pero en mis libros los padres son importantes. La saga de Tinta se trata del amor de un padre por su hija y sobre encontrar a una madre perdida. En Thieflord los niños tienen unos padres terribles, que es precisamente la experiencia que viven muchos niños. Fui trabajadora social y este libro fue inspirado en el valor y compasión que testimonié ente los niños que no encuentran amor en sus casas.

En Reckless el protagonista tiene que salvarse de ser convertido en piedra. ¿Cree que es posible petrificarse en la vida cotidiana?

Sí, lo creo. Y creo que a veces sería bueno tener piel petrificada de vez en cuando. De hecho por eso no creo haberle hecho daño a Will, de alguna manera también fue bueno para él.

Reckless se anuncia como una trilogía. ¿Cuándo toma conciencia de que necesita más de un libro para contar una historia?

Siempre pasa cuando uno de los personajes dice algo. No lo planeo. Para Corazón de tinta lo entendí en la tercera revisión. En Reckless lo entendí cuando Will conoce al Hada Oscura. Entendí lo que había hecho su hermana y pensé: ‘Habrá una segunda parte, y tal vez una tercera’. Yo entro en la historia sin saber cuán larga será.

¿Como escritora para jóvenes cree necesario dar un mensaje ético o moral en sus libros?

Creo que es deber de un escritor hacer las preguntas que nos hacemos todos sobre la vida; sus dolores y bellezas. El escritor puede sugerir respuestas, pero nunca con la certeza de creerse un educador de lectores. Respeto mucho a mis lectores para creerme más sabia que ellos.

¿Cuáles han sido sus principales influencias literarias?

Todo lo que leo, malo y bueno. De joven leía mucha literatura alemana e inglesa, pero con el tiempo he abierto el espectro. Para leer mejor la literatura hispana, estoy aprendiendo español actualmente. Estoy encantada por la energía y belleza de esta lengua. Es poética y entiende el idioma de vivos y muertos. Quisiera escribir en español, afortunadamente tengo buenos traductores.

Clarissa Pinkola afirma que las historias para niños encierran la sabiduría de la psiquis humana y explican mucho de nuestro comportamiento...

Estoy de acuerdo, los cuentos de hadas son una mezcla interesante entre sabiduría e historias convencionales. En ocasiones nos invitan a aceptar el mundo como es y otras, a rebelarnos. Hay historias sobre mujeres valientes que son cambiadas por niñas estúpidas y vanas. Es interesante conocer las versiones más antiguas, que nos explican la verdad sobre la naturaleza humana, sus oscuridades y nos dan imágenes poderosas para entenderla como es.

Librería Virtual
Fuente: El Espectador / Colombia / Versión para imprimir