tienda

Nota publicada el miércoles, 5 de enero de 2011

Algunos prodigios desde las alforjas de los Reyes Magos
Por: Manuel Lino y Concepción Moreno

Los últimos años se han distinguido por un prodigio: una generación de niños mexicanos a los que les gusta leer. Y no se quedan atrás, en lo prodigioso, varios escritores y editoriales que atienden ese interés, abordando incluso géneros como la poesía y el ensayo histórico.

A continuación una lista de los libros que si no están en las alforjas de los Reyes Magos, deberían estar.

Reckless: cuento de hadas a la steampunk

Cornelia Funke. FCE. 400 páginas. El steampunk es un tipo de ciencia ficción basado en la realidad victoriana y la tecnología de la era del vapor (de ahí el steam, el punk viene del cyberpunk, otro subgénero sci-fi ). ¿Qué pasaría si nos hubiéramos quedado en esa era y lo aviones, las computadoras y los celulares funcionaran a vapor?

Mezclando los cuentos de hadas, que tan bien conoce, con el steampunk, la alemana Cornelia Funke (este año nombrada por las revistas Times y Forbes como una de las mujeres más influyentes) inicia su nueva saga: Reckless, que narra las aventuras de Jacob Reckless, cazarecompensas y buscador de tesoros que vive en el mundo que está del otro lado del espejo.

Sin duda Reckless es una novela entretenida y hace que se antoje seguir con la serie -está planeada como una trilogía- pero es un libro que es sobre la aventura y su protagonista, y más sobre el universo steamboat: la fascinante ciudad de Schwanstein, tierra de humanos muy parecida a Francia y Austria en el siglo XIX con sus trenes y sus aviones caza a vapor; la maravillosa Terpevas, el pueblo de los enanos que parece Londres en plena Revolución Industrial (donde hay misiles a base de carbón) y el Valle de las Hadas, un ligar salvaje custodiado por una manada de unicornios carnívoros.

Percy Jackson y los olímpicos, perseguido por la fatalidad

Rick Riordan, Salamandra, 5 libros. La fatalidad no sólo parece perseguir al joven Percy Jackson en la serie de novelas escritas por Rick Riordan, también parece haberse cernido sobre la propia serie de novelas para impedir su éxito en los países de habla hispana, que debería ser similar al de Harry Potter.

No cabe duda de que en esa mala suerte influye la pésima adaptación cinematográfica de Chris Columbus.

En su idioma original, la serie no tiene problemas y, de hecho, ya hasta tiene descendientes, pues en octubre se publicó The Lost Hero, primer libro que hace Riordan de una nueva serie y que pasó ocho semanas consecutivas a la cabeza de la lista del New York Times de libros juveniles más vendidos.

Y no es para menos, ya que Riordan logró con Percy Jackson darle una vuelta de tuerca a los dioses, monstruos y héroes de la antigua Grecia trayéndolos vigorizados a los tiempos actuales y añadiéndoles a algunos muchachos que crecieron con los videojuegos.

Este año, se publicaron en México los cuatro primeros libros de la serie de Percy Jackson, un muchacho que de pronto, a los 12 años, descubre que pesa sobre él la terrible fatalidad de convertirse en héroe, como semidios que es.

Además de que los libros son capaces de entretener a un camello (o a cualquier otro ser aburrido que los abra), tienen una ventaja adicional: ofrecen a niños que en la escuela, o hasta en el psicólogo, hayan sido etiquetados como hiperactivos y/o con déficit de atención la posibilidad de reconciliarse con esas características que en la academia les causan tantas dificultades.

Tras leer El ladrón del rayo, El mar de los monstruos, La maldición del titán y La batalla del laberinto, para este año esperamos con ansias la traducción de The Last Olympian... aunque no faltará quien aprenda a leer en inglés sólo para saciar su curiosidad.

Cuando las panteras no eran negras: el ciclo de la vida y la sabana.

Fabio Morábito (ilustraciones de Abraham Balcázar). FCE. 102 páginas. Las historias sobre crecer y encontrar tu lugar en el mundo son, muy lógicamente, un tema recurrente en la literatura infantil.

Hay, por lo tanto, pocas maneras de darle novedad a las fábulas sobre el drama del crecimiento. Fabio Morábito refresca el género con una historia sencilla y poética.

Un día, una joven pantera de color pardo (hace mucho tiempo así eran todas las panteras, como los leones y los pumas) perdió a su madre en un viaje de cacería. En la sabana, un grupo de panteras negras- una especie nueva, rebeldes y atrevidas- arroparan a la huperfana y le enseñarán la dura, y satisfactoria, vida de los depredadores.

Si piensa que se trata de El rey león o El libro de la selva en versión Disney, se equivoca: Morábito no se anda con tiento a la hora de narrar una escena violenta o trágica. Pero lo hace de una manera tan poética y sutil que la lectura no es brutal, sino conmovedora. Una lectura entretenida pero también emocionalmente impactante.

Flavia de los extraños talentos, detectives infantiles

De Alan Bradley, Planeta, 423 páginas. Con Flavia de los extraños talentos es difícil saber qué es más atractivo, si el misterio que hay del cadáver en la finca familiar de la pequeña Flavia de Luce, la fluidez con la que Alan Bradley nos cuenta la compleja situación familiar en la que vive esta pequeña de 11 años, o la fascinante personalidad de la heroína y detective, aficionada a la química.

Más que la insigne ganadora del Debut Dagger Award o la novela más vendida de amazon.com del 2009 (en su versión en inglés, The Sweetness at the Bottom of the Pie) es la más interesante renovación que ha experimentado la muy honorable tradición anglosajona de novelas de detectives en muchos años. Y no lo consigue con “la inocencia de la infancia” sino todo lo contrario, mostrándonos que una de las fortalezas de los jóvenes radica en que los suponemos inocentes.

Reinas: mejores que las princesas

Maren Gottschalk. FCE. 160 páginas. No se hacen muchos ensayos históricos para niños, y es una lástima: los niños, tan curiosos, siempre quieren saber el qué y el porqué del mundo en el que viven y los adultos, tan ignorantes, no solemos tener respuestas documentadas, sencillas e interesantes.

Por eso Reinas de Maren Gottshalk es un libro magnífico. La biografía de Isabel I, la reina más poderosa que ha conocido Inglaterra; Leonor de Aquitania, reina de Inglaterra y Francia, la mujer más poderosa de la Edad Media; Isabel de Castilla, patrocinadora del viaje de Cristóbal Colón y una atrevida (y cruel) gobernante; Cristina de Suecia, que prefería “contarse entre los sabios que entre los santos” y Catalina II de Rusia, la Grande, bajo la que el Imperio Ruso llegó a su esplendor económico y bélico.

Reinas está sobre todo dirigido a las niñas. Si conoce a una que esté fascinada con las princesas y los cuentos de hadas, pero que quiera saber quiénes fueron las verdaderas habitantes de los palacios más espectaculares del mundo, este es el libro ideal.

Árbol de la vida: bicicletas, divisiones largas y otros objetos poéticos

Marco Aurelio Chavezmaya. FCE. 50 páginas. Se suele pensar que los niños no leen poesía. Bueno, tampoco los adultos. La verdad es que el género lírico es el más despreciado por los lectores, chicos y grandes. Pero de todos, los niños son lo más adecuados para entenderlos: los niños piensan líricamente, imaginan comparaciones increíbles y juegan con las reglas del lenguaje. El gran acierto de Árbol de la vida de Chavezmaya- ganador del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2009- es su capacidad para recuperar la capacidad de jugar con lo cotidiano y el lenguaje que distingue los juegos de los niños sin caer en la ñoñería.

Por ejemplo, el terceto con el que comienza el poema “En la escuela”: Las divisiones de tres cifras/ son más difíciles de memorizar/ que el vuelo de una golondrina.

Fonchito y la Luna, el Nobel para niños

Mario Vargas Llosa (ilustraciones, Marta Chicote Juiz), Alfaguara. Si alguien duda de que el Nobel 2010, el gran literato y cronista de Latinoamérica, el apasionado político sea capaz de hablar a los niños que apenas balbucean sus primeras letras es porque no ha ojeado Fonchito y la Luna, una historia sencilla y muy linda, sin que este adjetivo tan desprestigiado tenga la menor connotación negativa.

El mecanismo del miedo, lecciones que asustan

Norma Lazo, Montena, 224 páginas. La mexicana Norma Lazo logra con El mecanismo del miedo un muy buen ejemplo de novela juvenil y de horror, tan descuidadas en la literatura en español. Podría ser, de hecho, un excelente ejemplo de no ser porque tiene un regusto aleccionador y didáctico que los padres tal vez agradezcamos pero que bien puede alejar a muchos niños y adolescentes que serían su público.

María José, una niña buena, y su madre se ven obligadas por las circunstancias a vivir casa de la abuela, una mansión que guarda muchos secretos y aun más horrores.

Sólo un par de ríspidos detalles impiden que la lectura fluya y que la historia sea completamente convincente, aún así no sólo es uno de los mejores libros juveniles del año, puede ser el iniciador de toda una tradición.

Librería Virtual
Fuente: El Economista.com.mx / México / Distrito Federal Versión para imprimir