tienda

Nota publicada el lunes, 4 de diciembre de 2017

Presentó Fernando del Paso reedición de novela Linda 67
Por: Enrique Mendoza Hernández
Una de las figuras literarias de la lengua española que no pudo faltar a la XXXI Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), fue don Fernando del Paso. El ganador del Premio Cervantes 2015 estuvo acompañado en la mesa editorial por el editor Martín Solares, Roberto Coria y Eduardo Matías, para presentar la novela Linda 67. Historia de un crimen, publicada en 1996, y reeditada este año por el Fondo de Cultura Económica (FCE).

Don Fernando, contó el sábado 25 de noviembre, a la concurrencia que hacer cerca de 40 años Gabriel García Márquez le presentó al escritor colombiano Álvaro Mutis, con quien hizo una larga y sólida amistad:

“Un día que caí en su casa de visita lo encontré leyendo una novela policial, me explicó que era un volumen de la colección El séptimo círculo publicada por la editorial argentina EMECÉ y que había sido fundada por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares en 1945 y que sobrevivió hasta 1983 con el volumen 366. Esta colección estaba destinada a demostrarle al público de habla hispana que la novela policial o como también se le llama ‘de detectives’, no era un sub-género, sino por el contrario, todo un género por sí mismo, que había dado al mundo varias obras maestras de la literatura”, recordó Fernando del Paso.

El autor de Noticias del imperio confesó que durante los siguientes dos o tres años leyó “con fervor” obras como El cartero llama dos veces de James M. Cain, El 31 de febrero de Julian Symons, Huésped para la muerte y Tragedia en la justicia de Cyril Hare, La bestia debe morir de Nicholas Blake, El ministerio del miedo de Graham Greene, Enigmas para actores de Patrick Quentin, El maestro del juicio final de Leo Perutz, Hasta que la muerte nos separe de John  Dickson y La torre y la muerte de Michael Innes.

“Un poco más tarde, que platiqué con Mutis, a quien consideraba yo mi consejero literario, le dije que tenía yo deseos de escribir una novela policial, él me dijo entonces que le alegraba que yo me hubiera vuelto fanático de la colección de El séptimo círculo, pero que para escribir novela policial se necesitaba de un talento, de una vocación particular que él pensaba que yo no tenía. Por el momento y por algunos años me convencí de que tenía razón –y todavía lo pienso así-. Sin embargo, y como seguí leyendo obras de El séptimo círculo, no renuncié del todo a mi proyecto y en los años noventa del siglo pasado me lancé a escribir Linda 67”, complementó Del Paso.

“El resultado fue este libro publicado hoy en segunda edición por el Fondo de Cultura Económica. No es en el sentido estricto una novela policial sino lo que se llama un ‘thriller’, es decir, un libro en el cual se sabe desde un principio quién es el asesino y el interés del lector depende de la habilidad del escritor, no para descubrir quién es el autor del crimen, sino cómo el autor del crimen elude a la justicia. Mi personaje es un mexicano descendiente de daneses, David Sorensen, un hombre alto, rubio, hijo de diplomáticos que fue calificado por la crítica como ‘arribista’. Sorensen es eso y un vividor que conquista y se casa con una rubia norteamericana muy atractiva llamada Linda. Cuando viví en Estados Unidos aprendí que uno podía ponerle su nombre y el número que quisiera a las placas de su automóvil mediante un pago especial. Ella, hija de un millonario texano, fabricante de bolsas de plástico, escogió como placas para su coche LINDA 67”.

“Su automóvil era un Daimler azul que juega un papel decisivo en el libro. Quise que su padre fuera un fabricante de bolsas de plástico para que su fortuna no se basara en objetos glamorosos que hicieran al lector pensar que esa fortuna se originaba en el buen gusto y no en la vulgaridad. Elegí la ciudad de San Francisco por dos razones: una, porque fue la sede de numerosas novelas policiales muy famosas; la otra, por su belleza física. Viajé a ella especialmente para encontrar el lugar ideal de la residencia de David y Linda y pasear al personaje por esa ciudad llena de asombrosas calles en subida y bajada”.

Fernando del Paso recordó con lucidez e ironía cómo fue el proceso de recreación de escenarios de San Francisco para escribir Linda 67”:

“También me paseé por sus alrededores y por la orilla del mar, el cual también cumple un papel fundamental, así mismo releí la obra del famoso escritor norteamericano Dashiell Hammett, autor de novelas como Cosecha roja, Sangre maldita, El halcón maltés y La llave de vidrio. También volví a leer a algunos de los más importantes autores de El séptimo círculo y, en pocas, palabras caminé y manejé por San Francisco y sus alrededores: Mill Valley, San Anselmo, Fairefax, Woodacre y otros sitios por donde había estado David Sorensen antes y después del crimen, hasta que un día un policía me preguntó ‘¿y usted, qué está haciendo?’; yo, lo que estaba haciendo era estar parado frente al escaparate de una joyería suntuosa, apuntando en una libretita las marcas de los relojes más caros: deseaba darle uno a mi personaje, pero no comprárselo, sino escribirlo.

“Traté de explicarle esto al policía pero no me entendió o no quiso entenderme y me aconsejó autoritariamente que circulara, y así lo hice. Seguí circulando por San Francisco, pero no tanto como mi personaje, pues ya desde entonces yo era mucho mayor que él, y él más atlético que yo. Quisiera contarles un poco más de la novela pero como se trata de un libro con cierto misterio, contarlo antes de leerlo le quitaría mucho de su mérito. Basta decir que David asesina a la gringa y que trata de ocultar su crimen a como dé lugar”.

Para concluir su participación, Fernando del Paso rememoró: “Desgraciadamente, mi querido amigo Álvaro Mutis falleció antes de que yo supiera si había leído Linda 67 y su opinión sobre ella. De todos modos, gracias Álvaro por tu consejo. El resultado fue de cualquier manera un libro”.

Finalmente, Del Paso agradeció: “Debo también agradecerle calurosamente a Martín Solares y a Roberto Coria, el que hayan escrito un prólogo y un epílogo espléndidos para esta edición de Linda 67.

Librería Virtual
Fuente: zetatijuana.com / México / Baja California Versión para imprimir