tienda

Nota publicada el viernes, 9 de marzo de 2018

Vacaciones forzadas
Por: Andrea Balanzario
El terremoto de hace unos meses dejó incertidumbre en tantos aspectos, dolor y miedo; una forma de evasión sin efectos nocivos es la lectura. El Fondo de Cultura Económica cuenta con opciones para todas las edades y gustos lectores, te recomiendo dos para niñas y niños, una para lectores avanzados.

LA CASA DE LOS TRES PERROS

Esta novela es narrada por Mario, el fantasma de un niño que está atrapado entre los muros de un viejo edificio al que llaman “la casa de los tres perros”. Ahí habitan varios fantasmas más, algunos son buenos, en espera de pasar  al siguiente plano; otros están perdidos en la obscuridad y buscan hacer el mal. Enrique deambula por el edificio recordando y compartiendo historias con sus amigos Arminda y Porfirio; también se da tiempo para ver a la guapa Albertina, una niña del plano de los vivos que quiere comunicarse con sus papá muerto. Sin saberlo, los vivos cohabitan con los fantasmas, así, se desarrollan varias historias que se entrelazan por medio del personaje de Mario, quién al mismo tiempo nos cuenta sobre la época en que estaba vivo.

VOLAR

Esta historia se desarrolla en la cabina de un avión, una mujer que está feliz porque el asiento de al lado no está ocupado, se decepciona cuando ve entrar a Juan Diego —un niño de diez años recomendado a la azafata— justo cuando va a cerrar la puerta del avión. Durante el vuelo ocurre una fuerte turbulencia que hará que los dos personajes se acerque y compartan sus historias de vida: hablarán sobre la familia, el amor, el divorcio, el secuestro y los aviones (que son la pasión de Juan Diego). Todo es una conversación de igual a igual, como pueden ser las conversaciones profundas entre niños y adultos cuando se dan la oportunidad.

NASHVILLE. O EL JUEGO DEL LOBO

Antonia Michaelis, autora de  El cuentacuentos, nos vuelve a sorprender con un thriller que mantendrá al lector expectante. Svenja acaba de mudarse a Tubinga para estudiar medicina. Está muy ilusionada por su vida independiente y por descubrir lo que significa hacerse mayor. Cuando llega a su nuevo departamento, descubre en la alacena de la cocina a un niño parado de cabeza, lleno de arañazos y hojas en el cabello, que la mira fijamente. Él no pronuncia una palabra pero se instala con Svenja, así que ella decide llamarlo Nashville, como se lee en el estampado de su desgastada camiseta.

MISTERIO POR RESOLVER

La libertad que imaginó tener se ve frustrada por la presencia de este chico que desaparece una y otra vez sin ninguna razón aparente. Ahora Sveja tiene que combinar las responsabilidades escolares con el cuidado de Nashville, pero cuando una serie de asesinatos de indigentes pone a la ciudad en crisis, Svenja se inquieta, pues sospecha que tienen que ver con las desapariciones de Nashville y los ataques de pánico que sufre. Dará cuenta de que sus vidas corren peligro y de que todo es un juego de apariencias donde el lobo busca en silencio a su víctima.
Librería Virtual
Fuente: El Sol de Toluca / México / Estado de México Versión para imprimir