tienda

Nota publicada el jueves, 28 de junio de 2018

La democracia no se agota con los comicios: Lorenzo Córdova
Por: Reyna Paz Avendaño
“La democracia no se agota  en las elecciones porque continúa al día siguiente del ejercicio del voto en la construcción colectiva de soluciones a los problemas que enfrentamos como país, reconociendo y alentando la pluralidad de visiones. Vale la pena decir que a unos días de las elecciones, las mismas no son un punto terminal en el ciclo de vida de una política, de una sociedad. Un día después los grandes problemas que nos aquejan ahí estarán”, señaló Lorenzo Córdova la noche del martes durante la presentación del libro Vida y muerte de la democracia, de John Keane.

El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) indicó que en democracia, el ciclo electoral no termina con el ciclo de vida de la sociedad. “Quien gana unas elecciones no lo gana todo y quien pierde, no lo pierde todo. Mayorías y minorías por definición en democracia, el día después de, se van a necesitar para enfrentar los problemas”.

Durante la presentación del libro editado por el Fondo de Cultura Económica (FCE) también estuvieron comentando la obra del politólogo australiano Keane, Janine M. Otálora Malassis, magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); Ciro Murayama, consejero electoral, José Woldenberg, ex consejero presidente del IFE; y José Carreño Carlón, director del FCE.

“Más que una distracción, nuestra presencia aquí nos parece primero que la elección marcha bien y en segunda, que la reflexión sobre la democracia y las elecciones como instrumento de renovación del poder público por la vía pacífica debe ser también parte de la conversación colectiva a que nos convocan los procesos electorales”, dijo el presidente del INE.

Córdova destacó que Keane aporta un dato importante: la democracia no surgió en Atenas hace 2 mil 500 años. “Los vestigios de su nacimiento se pueden encontrar 2 mil años antes y a varios miles de kilómetros al este de Atenas, en Siria, Mesopotamia, en esas civilizaciones donde hay registro de asambleas populares”.

Otro punto de reflexión que aporta esta obra, dijo, son los tiempos de desigualdad, impunidad, corrupción y violencia que alimentan el desencanto de la población con la democracia por las “expectativas y promesas incumplidas”.

Al respecto, José Woldenberg afirmó la existencia del desencanto hacia la democracia; sin embargo, opinó que la humanidad aún no crea un mejor régimen de gobierno.
“Cuando la desafección y el desencanto marcan muchas de las reacciones ante la democracia, nunca estará de más insistir en su superioridad política e incluso moral en relación a cualquier otro sistema de gobierno, porque desde el inicio como lo hace el libro, la democracia es una reacción humana y como tal, es falible”.

Woldenberg resaltó el capítulo que Keane dedica a los países de América Latina a principios del siglo XIX, ya que el autor explica que en esa época se optó por diseñar repúblicas democráticas en sus constituciones que paradójicamente abrieron el paso al extendido fenómeno del caudillismo “que degenera en despotismo. Un abismo entre constitución y realidad que se extiende, creo hasta nuestros días”.

El exconsejero del IFE comentó que a pesar del malestar hacia las democracias, la humanidad no ha logrado idear ni construir un régimen de gobierno mejor que el democrático, mismo que suponía que los humanos podían decidir por sí mismos como iguales cómo había que gobernarse.

“Es hoy acosado desde muy diferentes flancos y no existen garantías de que ese ensueño en diferentes momentos y territorios hecho realidad con todo y sus imperfecciones, tenga asegurada su supervivencia. La democracia por su propia naturaleza siempre producirá insatisfacción, siempre será un régimen inacabado, vivirá con una tensión entre promesas y logros, pero no hemos sido capaces de intentar un mecanismo mejor contra el poder concentrado”, señaló.
Librería Virtual
Fuente: cronica.com.mx / México / Ciudad de México Versión para imprimir