tienda
Buscar por palabra:     De:     a:    

José Luis Zárate gana concurso Microtopías del Fondo de Cultura Económica
Por: NMN
Por su frase: “Qué triste es el Museo de Utopías, cada una en una caja de cristal, con una aguja atravesándolas”, José Luis Zárate resultó ganador del concurso Microtopías, que organiza el Fondo de Cultura Económica. El nombre del ganador y de aquellos que obtuvieron menciones honoríficas se dieron a conocer la tarde del sábado durante la presentación de la Serie —topías en la Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería, donde además del premiado acudieron Guillermo Cejudo, Armando González Torres, Josu Landa, Gerardo Villadelángel y José Carreño Carlón, director general del FCE.
•    El fallo se dio a conocer durante la presentación de la Serie —topías en la Feria del Libro en Minería.

Por su frase: “Qué triste es el Museo de Utopías, cada una en una caja de cristal, con una aguja atravesándolas”, José Luis Zárate resultó ganador del concurso Microtopías, que organiza el Fondo de Cultura Económica (FCE).

El nombre del ganador y de aquellos que obtuvieron menciones honoríficas se dieron a conocer la tarde del sábado durante la presentación de la Serie —topías en la Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería, donde además del premiado acudieron Guillermo Cejudo, Armando González Torres, Josu Landa, Gerardo Villadelángel y José Carreño Carlón, director general del FCE.

El ganador obtuvo la edición conmemorativa de los libros Utopía, de Tomás Moro, Nueva Atlántida, de Francis Bacon, y La imaginaria Ciudad del sol, de Tommaso Campanella, títulos de la Serie —topías, coeditada por el FCE, el CIDE y La Jaula Abierta, además de Los viajes de Gulliver y El libro rojo.

El lanzamiento del concurso se dio a conocer en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016, donde se mencionó que todo participante, de cualquier edad y lugar de residencia, escribiera una minificción o aforismo original en 140 caracteres sobre una utopía o distopía y que se enviara a las redes sociales del Fondo con el hashtag #TopíasFCE.

El jurado estuvo integrado por los escritores mexicanos Cristina Rivera Garza, Hernán Bravo Varela y Mauricio Montiel Figueiras, quienes acordaron por unanimidad conceder el primer lugar a Zárate, porque consideraron que su texto “sabe hacer uso de la capacidad de síntesis para transmitir una idea original y novedosa en el terreno de la microficción, a la vez, que da una inteligente vuelta de tuerca a la noción de utopía”.

Asimismo, se concedieron ocho menciones honoríficas para reconocer el talento de los escritores que participaron en este nutrido concurso que es el primero en su tipo en el orbe de habla hispana.

Finalmente, se informó que la premiación del Concurso se realizará en el Centro Cultural Bella Época, con fecha aún por definir.

Fuente: Notimex / México / Ciudad de México

Destacan la figura del hombre enfermo en la poesía de Francisco Hernández
Por: Ángel Vargas

La del veracruzano Francisco Hernández (San Andrés Tuxtla, 1946) es una poesía que trasciende los personajes y los lugares para revelar también los dolores y padecimientos humanos. “Es una poesía que tiene como tema constante a la enfermedad”, destacó el también poeta Christian Peña durante la presentación del libro En grado de tentativa. Poesía reunida de Francisco Hernández (FCE), efectuada este sábado como parte de la 38 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

La del veracruzano Francisco Hernández (San Andrés Tuxtla, 1946) es una poesía que trasciende los personajes y los lugares para revelar también los dolores y padecimientos humanos.

“Es una poesía que tiene como tema constante a la enfermedad”, destacó el también poeta Christian Peña durante la presentación del libro En grado de tentativa. Poesía reunida de Francisco Hernández, efectuada este sábado como parte de la 38 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Se trata de un autor, explicó, que encarna en varios de sus libros, ya sea en pequeñas o grandes dosis, la figura no del poeta maldito, sino del hombre enfermo.

“El poeta maldito abraza y en ocasiones propicia escenas de una vida extrema donde cada caída tiene dimensiones épicas, donde cada derrota es un himno de gloria entonado a coro por todo un estadio”, dijo el joven vate, quien prologó uno de los dos tomos que conforman el citado volumen.

“El hombre enfermo, en cambio, sobrelleva su condición y busca discretamente un alivio sin testigos. Un malestar puesto sobre la página como un testimonio y no como bandera”.

Fue precisamente un problema de salud lo que impidió a Francisco Hernández asistir a la presentación de este libro, el cual se debe a una coedición entre el Fondo de Cultura Económica (FCE) y Editorial Almadía.

En su turno, el poeta Hernán Bravo Varela, el prologuista del otro tomo, definió a la poesía de Hernández como hechizante, de deslumbramientos, además de considerarla un ejercicio de espiritismo en el que el autor hace las veces de médium.

“Él decide hacer en su poesía, también, las materializaciones del médium ante todos nosotros, como si estos poemas se trataran de materializaciones de espectros, de espíritus tutelares, espíritus afines”, indicó.

Para ambos presentadores, En grado de tentativa resulta un libro simbólico y muy valioso, debido a que logra reunir en un mismo espacio la obra de uno de los poetas mexicanos referenciales, tarea que resultó muy compleja porque se encontraba dispersa en ediciones inclusive marginales.

 

Fuente: jornada.unam.mx / México / Ciudad de México

Pinocho en Oasis
Por: Victor Manuel Mendiola
Leer Oasis, no hacer (FCE, México, 2016) tiene un sentido crítico especial. Su autor, el escritor uruguayo radicado en México Eduardo Milán, ha puesto en entredicho la significación de la poesía mexicana a lo largo de más de 20 años en el entorno de la literatura hispanoamericana contemporánea. Desde su punto de vista, los poetas mexicanos están dominados por un carácter ornamental. ¿En qué consiste esta marca? A grandes rasgos, si logramos desenredar la prosa embrollada de En el suelo incierto, ensayos (FCE, 2014) —versión ampliada de Resistir (1994) y de Una crisis de ornamento (2012).

Leer Oasis, no hacer (FCE, México, 2016) tiene un sentido crítico especial. Su autor, el escritor uruguayo radicado en México Eduardo Milán, ha puesto en entredicho la significación de la poesía mexicana a lo largo de más de 20 años en el entorno de la literatura hispanoamericana contemporánea. Desde su punto de vista, los poetas mexicanos están dominados por un carácter ornamental. ¿En qué consiste esta marca? A grandes rasgos, si logramos desenredar la prosa embrollada de En el suelo incierto, ensayos (FCE, 2014) —versión ampliada de Resistir (1994) y de Una crisis de ornamento (2012) —, en tres defectos: incapacidad para romper con la tradición, ausencia del uso del fragmento en la escritura e incomprensión de que la poesía ocurre en un “no lugar”. Esta crítica parte de la idea de que la modernidad, en términos de cambio histórico, implica la autonomía radical del lenguaje y que esta independencia es anti burguesa. ¿Es pertinente la crítica? No lo es. Confunde e ignora dos hechos: uno, la poesía mexicana está poseída por el demonio de la inconformidad que no acepta “la distinción escolar” entre imaginación e inteligencia, y dos, la especialización del lenguaje —y de la poesía— es una operación propia del capitalismo (en su nuevo ciclo neo “marxista”, a la moda, Milán debería leer con cuidado las observaciones sobre la fragmentación de Georg Lukács). Estas confusiones y olvidos impiden comprender que el trocamiento de las formas y el cuestionamiento de los valores no son simples y unilaterales sino complejos y múltiples, de tal modo que López Velarde podría devenir, en una visión sin prejuicios, una escritura de hoy, como son actuales y excepcionales las piezas “conservadoras” —con forma y origen concretos— de Borges o los sonetos de Pessoa. A qué clase de poesía lleva esta incomprensión. Precisamente a ésa que Milán combate: la poesía de fachada o, dicho de manera más clara, la creación superficial en el punto chato del lenguaje.

Como el poeta uruguayo parte del hecho de que la poesía sucede en un “no lugar” —carece de relato, composición, realidad y significación—, y como él cree que las palabras solo hablan de palabras —en este litigio especulativo son auto reflexivas, “se dicen”—, el poema o lo que él llama poema pone en práctica una suerte de texto asimétrico donde la imaginación y la inteligencia no solo están ausentes sino prohibidas. El protagonista de estas carrerillas y atorones es una elusión constante. En ella, la rima fácil, el ripio en la aliteración, el disparate del payaso délfico y un compuesto de vocablos y frases metafísicas, sociológicas, líricas y coloquiales sirven para saltar de un sitio a otro y mostrarnos que el “no lugar” es ocultar, encerrarse en un clóset, no hacer para no decir, hablar como Pinocho. Un ejemplo: “La piel siente/ yo había dicho ya la piel piensa/ cuando el comunismo cae el cuerpo cae”; o estas otras líneas con la nariz más larga: “La calidad, cosa cálida/ no se coloca calidad en calco de ruina/ el dedo griego no coincide con el dedo uruguayo”.

¿Quién puede poner en duda que la poesía entraña búsqueda y significa hundirse en la realidad oscura y poliédrica de la experiencia y del lenguaje? Pero pasar de este hecho indiscutible al desliz, al desatino y a la impostura en defensa de un “suelo incierto” o de un “Oasis”, es un grave error y nos permite entender por qué el lector culto y exigente rechaza la poesía de nuestro tiempo y por qué la novela con su afán de periodismo ha ocupado el sitio, el “sí lugar”, del poema.

 

Fuente: Milenio / México / Ciudad de México

Homenaje a Elena Garro
Por: Redacción
La selección de Novelas escogidas (1981-1998) reúne algunas de las obras que Elena Garro escribió entre 1981 y 1998: Reencuentro de personajes, Mi hermanita Magdalena, Testimonios sobre Mariana, La casa junto al río, Ya Matarazo no llamó, y Busca mi esquela. Este homenaje del Fondo de Cultura Económica a Elena Garro contó con el prólogo y selección del crítico Geney Beltrán Félix. 
Novelas escogidas (1981-1998), Elena Garro, México, FCE, 2016.

Esta selección de novelas cortas, todas ellas de gran factura narrativa, reúne algunas de las obras que Elena Garro escribió entre 1981 y 1998: Reencuentro de personajes, Mi hermanita MagdalenaTestimonios sobre Mariana, La casa junto al río, Ya Matarazo no llamó, y Busca mi esquela. En estas historias tienen cabida personajes del mundo literario como: Francis Scott Fitzgerald, Evelyn Waugh, además de sucesos históricos como la Guerra Fría, el movimiento maderista y la Guerra Civil Española. Este homenaje del Fondo de Cultura Económica a Elena Garro contó con el prólogo y selección del crítico Geney Beltrán Félix.

Fuente: Confabulario/El Universal / México / Ciudad de México

Libros
Por: Redacción
Temas de la lira y del bongó, de Alejo Carpentier, publicado por el Fondo de Cultura Económica,
es una compilación de textos donde el escritor, uno de los grandes de la narrativa latinoamericana, nos lleva a través de la historia de la música cubana.
Título: Temas de la lira y del bongó
Autor: Alejo Carpentier
Editorial: Fondo de Cultura Económica, 673 pp.


Compilación de textos donde el escritor, uno de los grandes de la narrativa latinoamericana, nos lleva a través de la historia de la música cubana.

Fuente: Vértigo / México /

<febrero de 2017>
dlmmjvs
2930311234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627281234
567891011

Publica el Fondo Obras completas. Terra Nostra, de Carlos Fuentes

Por: Notimex

Son 25 años de la Colección A la Orilla del Viento

Por: REDACCIÓN FCE