¿Qué vas a leer con tu hijo esta noche? Los clásicos favoritos de María Elena Walsh en su infancia

“Una vez, en el bosque de Gulubú, apareció un Gatopato.

¿Cómo era?

Bueno, con pico de pato y cola de gato. Con un poco de plumas y otro poco de pelo. Y tenía cuatro patas, pero en las cuatro calzaba zapatones de pato. ¿Y cómo hablaba?

Lunes, miércoles y viernes decía miau. Martes, jueves y sábados decía cuac.

¿Y los domingos?

Los domingos, el pobre Gatopato se quedaba turulato sin saber qué decir. Una mañana calurosa tuvo ganas de darse un baño y fue hasta la laguna de Gulubú”.

Así empieza “El Gatopato y la princesa Monilda”, uno de los cuentos geniales de María Elena Walsh reunidos en el libro Cuentopos de Gulubú (Alfaguara). Allí aparecen relatos maravillosos como “Don Fresquete”, “Murrungato del zapato” e “Historia de una princesa, su papá, y el príncipe Kinoto Fukasuka”. En el ciclo “El mes del Reino del Revés” organizado por Penguin Random House en homenaje por los diez años de la muerte de la autora de “Manuelita”, la editora María Amelia Macedo leerá “La Plapla” (lunes 11, a las 21), “Tutú Marambá” (lunes 18, a las 21) y el cuentopo del Gatopato (lunes 25 a las 21). Se podrán escuchar por el canal de Spotify de la editorial.

María Elena lectora

Esta semana, en tributo a María Elena, compartimos algunos de los libros que la poeta, cantante y compositora disfrutó en su infancia. Con la guía de Rodrigo Ures, autor, director de teatro e investigador de la obra de Walsh, seleccionamos ediciones modernas de clásicos que nutrieron su universo creativo como Alicia en el país de las maravillas, Pinocho, La isla del tesoro, La vuelta al mundo en ochenta días y El gato con botas: verdaderas joyas literarias que no deberían faltar en las bibliotecas familiares, junto con los maravillosos libros de María Elena.

Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll (Edición completa de Edelvives). Hay muchas ediciones de Alicia, con el texto completo de Carroll. Algunas, como la de Gribaudo, tienen las ilustraciones originales de John Tenniel. Para los que quieren leer las dos partes (Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo) en un solo volumen recomiendo la edición completa publicada en homenaje a los 150 años del libro. Incluye prólogos de Carroll, poemas, un capítulo suprimido de la segunda parte e imágenes históricas de la edición de 1865. Hay también una extraordinaria versión ilustrada por Benjamín Lacombe (Edelvives), que es un tesoro para coleccionar. Y otra maravillosa, adaptada por la prestigiosa autora e ilustradora Rébecca Dautremer (Fondo de Cultura Económica). Además, en el catálogo de Edelvives está Alicia para los pequeños, que trae un prólogo de Carroll dirigido “a las madres” y algunos dibujos originales en color.

Pinocho, de Carlo Collodi (Gribaudo). Publicado por entregas entre 1881 y 1883 en el Giornale per i bambini, es uno de los relatos más populares de la literatura infantil. Lástima que la mayoría de los chicos conoce la historia a través de la particular mirada de Disney. La edición que seleccionamos tiene el texto original completo (que fue reunido en un volumen en 1883 con el título Las aventuras de Pinocho) e ilustraciones en tinta de Giuseppe Riccobaldi. La cubierta de tapa se despliega y muestra al interior un juego relacionado con la historia: el juego de las “mentirillas”.

La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson (Loqueleo). Este gran clásico del género de aventuras también fue publicado por entregas en 1883. El ritmo del relato está marcado por la acción y el suspenso cerca del final de cada capítulo. Está narrado por Jim Hawkins, un joven que se enfrenta a un drástico cambio de vida al emprender un viaje en busca de un antiguo tesoro deseado por muchos. “Son quince los que quieren el cofre de aquel muerto”, revela al inicio. Es un libro especial para iniciarse en las novelas de piratas, de los de antes, de esos que roban, atacan y desafían los peligros del mar en travesías larguísimas. En la colección Stevenson de Loqueleo están también otros imperdibles como El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde y El diablo en la botella.

La vuelta al mundo en ochenta días, de Julio Verne (El Ateneo). Uno de los títulos de la colección Biblioteca Clásica, integrada por seis novelas con prólogos de Martín Kohan y seis antologías de cuentos de todas las épocas. Además del extraordinario relato de aventuras de Verne, protagonizado por el británico Phileas Fogg y el francés Passepartout, la colección incluye otros imperdibles como El retrato de Dorian Grey, de Oscar Wilde; Frankenstein, de Mary Shelley; Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, y El Gran Gatsby, de Scott Fitzgerald. El Ateneo también editó un libro precioso para los más chicos, Los viajes fantásticos de Julio Verne, una adaptación de Claude Carré de cinco historias célebres del autor francés: Cinco semanas en globoLa vuelta al mundo en ochenta días, Alrededor de la Luna, Viaje al centro de la Tierra y Veinte mil leguas de viaje submarino. Además, el sello unaLuna publicó dos libros de Verne ilustrados: La vuelta al mundo… y Veinte mil leguas… Para fanáticos de las aventuras.

El gato con botas, de Charles Perrault (Fondo de Cultura Económica). Con ilustraciones del mexicano Gabriel Pacheco, que fue candidato al prestigioso premio Hans Christian Andersen, esta preciosa edición ofrece un texto adaptado por Francisco Segovia que respeta el relato original. Lo que vuelve cautivante el libro son las escenas poéticas que logra Pacheco: las imágenes acompañan el texto y suman expresiones, colores y detalles como si se tratara de una representación teatral. Una joyita para sumar a la biblioteca.

 

Anterior Siguiente